La Mancomunidade Intermunicipal do Baixo Miño se une para hacer un frente común ante el rápido deterioro de la atención primaria en los centros de salud de la comarca, que en estos momentos sufren una importantísima carencia de personal sanitario que casi limita la atención a las urgencias, relegando las consultas comunes, con esperas muy prolongadas.

Ante esta situación de precariedad, los alcaldes y alcaldesas de los cuatro municipios de la Mancomunidade Intermunicipal do Baixo Miño, integrada por A Guarda, O Rosal, Tomiño y Tui, apoyan la convocatoria hecha por las cuatro plataformas en defensa de la sanidad pública de los cuatro concellos y Oia e invita a todo el vecindario a participar en la manifestación que se celebrará el próximo 21 de diciembre en A Guarda, que saldrá a las 19.30 horas de la Alameda.

Por su parte, las alcaldesas y alcaldes del Baixo Miño convocan para los meses de enero y febrero cuatro concentraciones conjuntas “para denunciar unha vez máis a grave situación que atravesa a atención primaria nos nosos municipios e trasladar ao Sergas e á Xunta a necesidade de adoptar medidas de forma urxente”. Se invita a todo el vecindario y a las plataformas en defensa de la sanidad pública a participar en estas concentraciones, que serán:

  • 12 de enero. A las 19.00 horas en la Praza do Calvario de O Rosal.
  • 26 de enero. A las 19.00 horas en la Praza do Seixo de Tomiño.
  • 9 de febrero. A las 19.00 horas en la Praza da Inmaculada de Tui.
  • 23 de febrero. A las 19.00 horas en la Praza Avelino Vicente de A Guarda.

Dada a situación de precariedade e a falta de resposta por parte da Xunta, que non nos dá solucións nin a curto nin a medio prazo, as rexedoras e rexedores do Baixo Miño decidimos dar un paso adiante e denunciar de forma clara unha situación transversal que afecta a toda a veciñanza e que compromete e pon en risco a nosa saúde actual e a futura”, destacan.

La Mancomunidade reclama desde hace tiempo unha mellora da atención sanitaria que poña fin á degradación progresiva dos centros de saúde, con falta de medios persoais, instalacións deficientes e en progresivo deterioro dende hai anos. Unha situación de precariedade que se viu acentuada coa chegada da pandemia, cunha diminución da atención presencial e medidas tomadas por Sanidade que atentan contra a calidade do servizo”.

 Las regidoras y regidores de la Mancomunidade dan su apoyo a los profesionales de la salud y continuarán luchando para garantizar que estos puedan desarrollar su trabajo en condiciones dignas, asegurando al mismo tiempo la calidad de atención al vecindario.