SportCoeco

Toca agarrarse porque vienen curvas. El Mecalia Atlético Guardés entra en la fase decisiva de la temporada, con duelos ligueros frente a Gijón, Bera Bera y Rocasa Gran Canaria -además de Zonzamas y el derbi aplazado en Porriño-, con la fase final de la Copa de la Reina por el medio.

Un mes de máxima exigencia que resultará decisivo para el devenir clasificatorio del conjunto miñoto, actualmente quinto con 25 puntos y un partido menos. Pero paso a paso. El equipo de José Ignacio Prades recibe este sábado (20:00 horas) al Unicaja Banco Gijón, segundo en la tabla de la Liga Guerreras Iberdrola. Será un choque de altura.

Tanto es así que la Real Federación Española de Balonmano ha elegido el encuentro como ‘partido estrella de la jornada’. Es decir, que será retransmitido en directo por Teledeporte, con la característica pista verde reluciendo en A Sangriña. Independientemente del color del suelo, O Inferno es O Inferno. Y ahí ha ganado el Guardés todos sus partidos en lo que va de 2022. Un pleno al que pretende dar continuidad frente al poderoso conjunto asturiano. Y es que por el recinto guardés pasan gran parte de las opciones de volver a meterse en Europa. A excepción de Bera Bera, todos los equipos de la parte alta tienen que visitar A Sangriña en la segunda vuelta. Aula Valladolid y Elche ya lo han hecho -con sendas derrotas-, Gijón lo hará este sábado y todavía están pendientes Rocasa Gran Canaria y Costa del Sol Málaga.

Aun con la fortaleza como local que exhibe el Guardés, no será fácil superar a la formación asturiana. El choque de la primera vuelta dejó una derrota dolorosa con un gol sobre la bocina (23-22). Una espina que las jugadoras de la escuadra miñota se quieren quitar. Y, a poder ser, ganando por más de un tanto para adjudicarse el golaveraje. Para lograrlo, deberán superar la solidez defensiva que siempre exhiben las gijonesas, con la incombustible Raquel Álvarez en la portería; y contener el poderío ofensivo de Juliana Borges y Aida Palicio, así como el torrente de talento de Cecilia Cacheda. La central lalinense, canterana del Porriño, volvió de su lesión de cruzado en la primera vuelta y está a pleno rendimiento, lo que la convierte en un factor diferencial.

Pero, más allá del gran nivel del rival, el Guardés quiere centrarse en explotar sus propias virtudes. Garantizado el empuje de A Sangriña, las jugadoras de Prades quieren exhibir un nivel defensivo alto que permita a la portería producir y a ellas correr. Su escenario idílico. Para lograrlo, el técnico alicantino no podrá contar con Lorena Pérez, en la última fase de su recuperación, ni tampoco con ninguna juvenil, ya que disputan en Cangas la final a cuatro de la Liga Oro de su categoría. Un éxito para la cantera de la entidad, que tiene el futuro a buen recaudo. El presente pasa por enfrentarse al segundo de la Liga Guerreras Iberdrola.

El técnico alicantino del Mecalia Atlético Guardés es consciente de que su equipo entra en la fase decisiva de la temporada. “Si vemos el calendario, todo lo que viene es duro y apasionante”, reconoce justo antes de apostillar: “Pero solo miramos al partido que tenemos delante”.

Ese encuentro es el que medirá al colectivo guardés con Unicaja Banco Gijón este sábado (20:00). “Nos va a exigir el máximo”, advierte sobre el segundo clasificado y sus jugadoras. “Tenemos muchas ganas de competir contra ellas ya que allí sufrimos una derrota muy dolorosa”, recuerda Prades sobre un partido que se decidió con un gol sobre la bocina. Por todo ello, el seleccionador español apunta a que “sobran los alicientes para poner toda la carne en el asador”.

Gijón hace las cosas muy bien. Destacaría la sobriedad que tiene en defensa. Es un equipo que recibe pocos goles. Y en ataque tiene jugadoras desequilibrantes”, sostiene el de Petrer, que alaba la figura de Cecilia Cacheda. “Es un arma fundamental para ellas. Ya recuperada de su lesión, es una jugadora determinante. Puede decantar la balanza de un partido por sí sola”, avisa.

No hay ningún equipo que vaya segundo por casualidad. Y más en esta Liga tan complicada y tan igualada. Si Gijón está ahí es por méritos propios, porque está trabajando muy bien, sacando los partidos adelante. Es un rival muy a tener en cuenta, de los que se agarra muy bien a la pista y es muy difícil de batir”, profundiza Prades para terminar.