El alcalde de Gondomar, Paco Ferreira, acompañado por la concejala de Igualdad, Nuria Lameiro, despidieron este viernes a los pequeños que participaban en el campamento urbano “Gondoverán”, un total de cien niños que prepararon una coreografía para su despedida.

El campamento cubrió sus cien plazas a los pocos días de abrirse los plazos de inscripción. La actividad se desarrolló en las dos quincenas del mes de julio, con grupos diferenciados como burbujas y manteniendo en todo momento las normas estipuladas por la normativa covid19 vigente en el momento.

Una situación que no impidió a los pequeños sacar el mayor partido de las numerosas actividades que se desarrollaron durante su participación en “Gondoverán”, en las que no faltaron las excursiones, los juegos, búsquedas de tesoro o manualidades de todo tipo.

Bajo el lema “Por arte de maxia” se desarrolló un programa completo centrado en potenciar valores basados en la empatía, la cooperación y en la educación basada en la igualdad y hábitos saludables.

El alcalde agradeció el trabajo realizado por los monitores durante todo el mes y reconoció el esfuerzo que supuso trabajar manteniendo cada grupo burbuja “pensando sempre no mellor para os nosos pequenos e pequenas, e garantindo en todo momento a seguridade e a súa integridade”.

Una filosofía que se mantuvo hasta el último día en el que responsables del Sergas, en coordinación con el Centro de Información de la Mujer (CIM), se acercaron hasta el colegio Chano Piñeiro -base del Gondoverán- donde se ofreció la oportunidad de realizar un cribado voluntario a los participantes.