CEDIDA

El actual equipo de gobierno del Concello de Gondomar ha llevado el servicio de saneamiento a los barrios de distintas parroquias del municipio, como Vilaza, Chaín y Peitieiros.

Las obras realizadas constan de la implantación de la automatización en este servicio mediante el sistema de telegestión, así como la reparación de los bombeos. Inversiones todas ellas subvencionadas por la Diputación de Pontevedra con cargo a los fondos del Plan Concellos.

Desde el Concello apunta que también se han realizado actuaciones dentro del propio casco urbano, en calles como Eduardo Iglesias y Emigrante, así como las obras de saneamiento en el Centro de Desenvolvimiento Local que a finales de esta semana quedarán finalizadas.

Todas estas actuaciones y otras muchas, se seguirán llevando adelante en el corto y medio plazo, con el objetivo de hacer llegar al servicio de saneamiento a cada rincón de Gondomar” indica el alcalde Paco Ferreira quien apunta que, “el saneamiento es una prioridad para este gobierno, de ahí que se estén elaborando estos proyectos”.

Ferreira afirma que se perdió una oportunidad valiosa de seguir avanzando en este tipo de infraestructuras cuando realmente había fondos para ello. “Hoy en día, los recursos son escasos y el término municipal muy extenso. Nos encontramos a nuestra llegada con una situación nefasta, a la que hay que añadir, no sin restar importancia, la deuda heredada con Aguas de Galicia en el año 2007, por incurrir en el impago de la parte proporcional de unas obras de inversión conjunta, que ascendía a medio millón de euros, y a la que tuvimos que hacer frente diez después, en el 2017, mediante un sistema de pagos aplazados, y que por propia responsabilidad asumimos, ya que era imprescindible afrontarla para poder seguir accediendo al sistema de ayudas y subvenciones de la Xunta de Galicia, que establece como requisito que se esté al corriente de pagos con las administraciones,” concluye el regidor.