El Concello de Gondomar ha finalizado la recuperación del “Peto de Piñeiro” en Peitieiros, ejecutada en los últimos meses en el marco del Plan Concello de la Diputación Provincial, dotando la zona de un espacio público nuevo y totalmente recuperado para el disfrute de los vecinos y visitantes que se acerquen al municipio.

El alcalde de Gondomar, Paco Ferreira, ha subrayado que “recuperar aos poucos a gran riqueza patrimonial e etnográfica coa que contamos é un dos obxectivos deste equipo. Estas pezas forman parte da nosa historia e, sen dúbida, é un atractivo turístico que se suma aos moitos que xa ten Gondomar”.

La actuación además de la recuperación del Peto de ánimas y la “levada de Galles” ha incluido la creación de un espacio de reunión y ocio en su entorno, así como la protección del elemento arquitectónico. A esto se sumó la unificación del pavimento de la zona, la eliminación de tendidos de la red eléctrica y de telefonía, y la instalación de nuevas luminarias encajadas en todo el lugar.

Además, se actuó sobre la recogida de aguas pluviales con la creación de alcantarillas longitudinales que atraviesan las calles, de manera que se recogen de la superficie del pavimento y se conducen hacia los riegos tradicionales existentes en la zona.

El “Peto das Ánima de Piñeiro”, construido en 1880, se sitúa en un camino que en épocas pasadas conectaba el centro de la parroquia de Peitieiros y su iglesia de San Miguel (siglo XII) con el centro de la villa, a través de los caminos de los Amados,  Raxas y el Ponte das Ánimas.