La plaza principal de la parroquia tomiñesa de Goián acogió anoche la inauguración de las obras de reconfiguración y recuperación del espacio público del proyecto «Máis Goián» finalizadas recientemente.

La presentación de las obras del nuevo y transformado núcleo urbano de la parroquia, sirvió también como acto de inauguración de una escultura dedicada al famoso pintor goianés Antonio Fernández (que da nombre a la plaza), realizada por el escultor Magín Picallo, residente en Goián desde hace 60 años. Se trata de una estatua de dos metros de altura esculpida en bronce y la primera obra del autor en su villa adoptiva.

El acto, a lo que asistieron unas 500 personas, estuvo amenizado por la Agrupación Musical de Goián y contó con las intervenciones del diputado provincial y 1º teniente alcalde de Tomiño, Uxío Benítez (vecino de Goián); del autor de la pieza escultórica, Magín Picallo; de la alcaldesa de Tomiño, Sandra González y de la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva. Previamente a la inauguración, las autoridades realizaron un recorrido por las obras, acompañados por los técnicos que desarrollaron el proyecto.

El proyecto Máis Goián, materializado en distintas fases durante los últimos años (desde el 2017), tiene como objetivo revitalizar la vida social, comercial y cultural a través de la creación de un casco urbano atractivo que conecte los equipamientos públicos existentes a través de la movilidad peatonal. “En Goián temos o privilexio de poder cunha gran cantidade de equipamentos públicos como o auditorio, a escola infantil, o consultorio médico, o CEIP Antonio Fernández, o pavillón e moitos outros, todos moi próximos, a menos de dous minutos andando, pero que ata o de agora estaban de costas entre eles«, explicó Benítez.

La intervención, en la que se invirtieron cerca de dos millones de euros, contó con el apoyo económico de la Diputación de Pontevedra, el Instituto para la Diversificación e o Aforro da Enerxía IDAE) a través del fondo FEDER de crecimiento sostenible, etc.

Aún falta por finalizar la creación de un skatepark y de una pista polideportiva, pero el proyecto ya tiene como resultado un gran aumento del espacio público preferente para las personas, que pasa de 7.150 a 43.800 m2, lo que lo convierte en el mayor proyecto de recuperación de espacio público de la comarca y uno de los mayores del país.

Además de la peatonalización de la plaza Antonio Fernández, de sus cercanías y de la Avenida Ordóñez, en el proyecto tiene también mucha importancia la creación de zonas verdes, dedicando 2.200 m2 de estos espacios para zonas ajardinadas y arbóreas, con 115 nuevos árboles introducidas, además de la recuperación de una carballeira de 7.000 m2 para el disfrute del vecindario.