GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil se incautó de un cargamento de más de 4.500 Kgs. de almeja que formaba parte de la carga de una furgoneta  interceptada el pasado domingo en O Porriño.

Los hechos sucedieron sobre las 15:00 horas del pasado domingo, día 20, a la altura del Km. 1 de la carretera PO-510, cuando una patrulla del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de O Porriño detecta una furgoneta, con placas de matrícula portuguesas, circulando con evidentes signos de exceso de peso.

Al inspeccionar la carga, la Guardia Civil comprobó que amontonaba una importante cantidad de sacos de almeja, tipo “japónica”, careciendo de ningún tipo de identificación, tanto del producto como de los envases. Por su parte, el vehículo carecía también del correspondiente certificado de conformidad para el transporte de productos alimenticios o mercancías perecederas y por lo tanto no podía transportar en condiciones de salubridad mercancías destinadas al consumo humano.

Se le efectuó un pesaje en báscula oficial arrojando la furgoneta un peso total de 7.620 kg estando autorizado a transportar 3500 kg., dando lugar a que, tanto el exceso de carga como las deficiencias del vehículo para transportar mercancías perecederas, fuesen denunciadas por los efectivos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

Al mismo tiempo, con el apoyo de la Patrulla Fiscal y de Fronteras de la Guardia Civil de Vigo, se procedió al decomiso de la mercancía que fue entregada al Servicio de Guardacosta de la Consellería do Mar (Xunta de Galicia), que serán los encargados de incoar el correspondiente expediente para determinar la trazabilidad de la almeja.

A tenor de los albaranes, de dudosa autenticidad, que presentó el conductor, también de nacionalidad portuguesa, las almejas podrían venir de las provincias de Cádiz y Huelva, con destino a Pontevedra.