ALFREDO // Monasterio de Oia

En una nota de prensa enviada a los medios, la actual propietaria del Monasterio de Oia, la sociedad Residencial Monasterio de Oia S.A., perteneciente al grupo Vasco Gallega, indica que desde su adquisición en el 2004, la empresa ha invertido más de seis millones de euros en el Cenobio.

La sociedad afirma que esa inversión fue destinada a la compra del inmueble, en nuevos terrenos y en el mantenimiento y desarrollo del cenobio y su proyecto, “logrando una evidente mejora de su estado, a pesar de la falta de avances en el proyecto por parte del Concello de Oia”.

“Desde 2005 hasta la actualidad, todas las instituciones relacionadas con el inmueble como las Direccións Xerais de Patrimonio Cultural, Urbanismo o Costas y, evidentemente, el Concello, han sido conocedores de todas las acciones realizadas en el monasterio”, aseveran.

También explican que la última justificación por parte del Concello de Oia para no permitir el avance en la tramitación de la Modificación Puntual del Planeamiento y por tanto de su exposición pública, “fue la manifestación por parte de la Alcaldía en el año 2015, de si Oia contaría con agua suficiente para el proyecto y la vecindad, a pesar de que este tema fue tratado y verificado favorablemente por el propio Concello en el año 2012”.

A este respecto, exponen que, “el 2 de enero de 2017 se recordó y solicitó por parte de la propiedad la tramitación ágil de la elaboración de un informe técnico a Augas de Galicia. El estudio fue entregado al Concello en el mes de septiembre del pasado año. Un mes después se solicitó una reunión con la alcaldesa para compartir las conclusiones del mismo -el documento volvía a reconocer la existencia de los recursos hídricos suficientes para el proyecto y los vecinos-, y de esta forma, poder seguir avanzando”.

Tras ese encuentro mantenido el 26 de diciembre de 2017, en donde ambas partes coinciden en la solución del abastecimiento del agua, se acuerda trabajar en un suplemento al Convenio Urbanístico del año 2011, para poder por fin hacer el proyecto público.

Desde Residencial Monasterio de Oia manifiestan también su malestar porque, “en los últimos meses hay una campaña liderada por un colectivo llamado SOS Mosteiro, que no está registrado como asociación, y que traslada a medios de comunicación y al Pleno de la Corporación Municipal del 22 de diciembre de 2017, información falsa y difamaciones sobre el proyecto y la propiedad, lo que se tradujo en un voto unánime de la Corporación en el Pleno Municipal a la moción de expropiación propuesta por Converxencia Galega, asumiendo un manifiesto de SOS Mosteiro, basado en falsedades y difamaciones. Dicho colectivo, nunca se ha puesto en contacto con la propiedad para preocuparse por la realidad del proyecto y sus actuaciones, dados otros intereses que no son el preocuparse y defender la puesta en valor del cenobio”, concluyen.