El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, se ha reunido esta mañana con el capitán Juan Díaz Rodríguez, comandante naval del Miño, a quien ha trasladado el reconocimiento público ante el trabajo desarrollado por esta unidad de la Armada en la frontera con Portugal durante la pandemia del COVID-19.

En la reunión, el capitán le ha comunicado al delegado su cese en el cargo tras dos años de desempeño con el objetivo de proseguir su formación en el Estado Mayor de la Armada, en Madrid.

José Miñones ha puesto en valor el importante papel que juega la Comandancia Naval del Miño a ambos lados del río y en todo el Baixo Miño así como en las relaciones con las autoridades del Norte de Portugal y con la Marina portuguesa. Un papel que se ha intensificado en los últimos meses debido a las restricciones que acordaron en la zona ante la evolución de la pandemia.

La Comandancia Naval del Miño (situada en Tui, Pontevedra)  tiene como funciones la gestión administrativa del Río Miño, (expedición de licencias de caza y pesca, control de obras realizadas en los márgenes del río y de la explotación de los recursos naturales) y las funciones de vigilancia y policía en el río.

Además de encargarse de la dirección de la Comandancia, el comandante naval del Miño ocupa la Presidencia de la Delegación Española de la Comisión Permanente Internacional del Río Miño (CPIRM). Esta comisión está constituida por representantes de diversos sectores de la Administración de ambos países y está subordinada a la Comisión Internacional de Límites, que depende del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación.

La Comisión tiene por finalidad principal el estudio y preparación de propuestas tendentes a mejorar las condiciones bio-pesqueras del río Miño, entre otras atribuciones.