La guardesa Nadia Vázquez gana el primer premio en el concurso de solistas de gaitas en Francia
Nadia Vázquez

Con nueve años ingresó en el conservatorio para estudiar gaita y con 22, la guardesa Nadia Vázquez ha ganado el Concurso Solista de Cornamusa del festival Le son continu, que se celebra en Francia. Este certamen de música tradicional se organiza cada año en el castillo de Ars, una casa medieval, reconstruida en el Renacimiento.

Es la primera vez que una mujer consigue esta distinción que solo alcanzó con anterioridad otro gallego. El gaitero y luthier Antón Varela, que hace justo un año dejó huérfana la artesanía de uno de los instrumentos que siempre lo acompañaba, fue el primero en ganarlo.

Nadia Vázquez Martínez nació en 1996 en A Guarda y, tras iniciarse de pequeña en la música ha ido sumando premios hasta atesorar un nutrido palmarés pese a su juventud. El curso pasado fue estudiante con una beca Erasmus en la Universidad LUCA School of arts, Campus Lemmens de Bélgica, donde estudió musette barroca con el doctor Jean-Pierre Van Hees, uno de los mayores especialistas de gaitas del mundo. La musette, explica Nadia, «es una gaita con llaves, dos punteros, digitalización cerrada y en la que no se sopla porque hay un fuelle que genera el viento para inflar la bolsa y hacer sonar un chanter y un bordón. La ilusión de esta jovencísima música es poder llegar a vivir de su pasión y en ello centra sus estudios.

«Claro que me encantaría poder vivir algún día de la música y, en concreto con la gaita, para eso estudio», reconoce desde Francia. Ha hecho historia ya que, aunque el festival Le son solo tenga cinco años, el concurso nació antes incluso que ella. «Me han dicho que soy la primera mujer en ganarlo y eso que se celebra desde el año 1976», indica esta guardesa que estudió en Bélgica este año.

La valoración no puede ser mejor. Se ha impuesto a una decena de candidatos de otros países como Francia o Bélgica. «Estoy muy contenta, no solo como músico y por llevar este premio para Galicia, sino por el valor añadido de ser la primera mujer en conseguirlo», reconoce la joven.

Actualmente estudia gaita en el Conservatorio Superior de Música de Vigo con Rebeca Carrera y fue en el Conservatorio Profesional de Tui donde obtuvo el premio de fin de grado en la especialidad de Gaita hace dos años. Su carrera se complementará con cursos y talleres de prestigiosos músicos como Daniel Bellón, Pablo Devigo, Xurxo Fernández o Marcos Campos. Participó en varios concursos de gaita solista donde obtuvo el primer premio, como en el diecisiete Concurso de Música Tradicional Xacarandaina. En el de gaita y tamboril de Tui se hizo con el segundo puesto.

La música no entiende de sexos, culturas ni fronteras. Sin embargo y según la experiencia de esta música, «las mujeres no se presentan tanto a concursos como los hombres, aunque muchas veces toquen mejor».

Se muestra entusiasmada con la oportunidad que ha tenido este año de poder beber de la maestría de Jean-Pierre Van Hees, autor y compositor, conocido por su dominio del instrumento barroco. Nadia tiene los pies en la tierra pero el corazón de artista. Su sueño es llegar algún día a poder participar del tradicional concierto de Año Nuevo que se celebra en Viena. «Por ahora mi prioridad es acabar la carrera y poder hacer un máster», dice.

Su sueño es poder vivir de la música y tocar en el concierto de Año Nuevo de Viena.