GUARDIA CIVIL

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra intensificará la vigilancia de las carreteras de la provincia durante la Semana Santa.

Para ello pondrá en marcha un dispositivo de prevención desde el próximo día 23 de marzo hasta el dos de abril, con una campaña especial de vigilancia sobre el consumo de alcohol y drogas mediante la cual los agentes intensificaran los controles en cualquier tipo de carreteras, y a cualquier conductor con el objetivo de disuadirlos de conducir cuando hayan consumido alcohol o drogas.

Los efectivos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil comprobarán que los conductores cumplan la normativa en cuanto se refiere al cumplimiento de los límites legales creando la concienciación de que no solamente el alcohol y la conducción es un binomio peligroso, sino que también las drogas y la conducción son en muchas ocasiones sinónimo de muerte.

La sanción por conducir con drogas o alcohol en el organismo es de 1000 euros y 6 puntos menos en el carnet y que podría llegar a ser delito dependiendo de la sintomatología o si se ve involucrado en un accidente.

Es importante resaltar la responsabilidad del conductor, al tiempo que debemos aumentar nuestro compromiso con la seguridad de todos, que se manifiesta cuando se pone al volante sin haber ingerido estas sustancias, en el entendimiento de que la prevención de accidentes no está reñida con la diversión de estas fechas.

Dentro del mismo orden de actuaciones se reitera, una vez más, la necesidad solidaria de que comuniquen a través de los teléfonos 112 o del 062 cualquier comportamiento anómalo sobre la seguridad vial, del que tengamos conocimiento, alertando a las patrullas en evitación de que se produzca un desgraciado accidente.

Especial atención se va a prestar a los numerosos peregrinos que realizan el Camino de Santiago aprovechando esta época festiva, tanto a pie como en bicicleta.