La Guardia Civil recuperó una moto de agua que había sido sustraída el pasado mes de diciembre en la localidad de Nigrán. La moto fue localizada en el arcén de la carretera, en el municipio de Gondomar.

Los hechos sucedieron sobre las 21:00 horas del pasado jueves cuando una patrulla de seguridad ciudadana del Puesto de la Guardia Civil de Gondomar, que circulaba por la carretera PO-340, encuentra la moto de agua estacionada en el arcén, a la altura del punto kilométrico 12,500, en el barrio de A Torre, de la parroquia de Couso. Se trata de una máquina seminueva, en perfecto estado de conservación, valorada en más de 14.000 euros, que únicamente carecía del motor.

A través del número de bastidor se pudo averiguar que figuraba a nombre de un vecino de la localidad portuguesa de Póvoa de Varzim, que se la habían sustraído el pasado mes de diciembre, junto con el remolque que la transportaba, en una céntrica calle de Nigrán, según consta en la denuncia que había sido presentada en su día en el Puesto Principal de la Guardia Civil de Baiona-Nigrán.

Con la colaboración de la Comisaria de Colaboración Policial y Aduanera (CCPA) de Tui, se localizó al propietario de la moto de agua, que inmediatamente se hizo cargo de la misma.

A raíz de las investigaciones realizadas, se concluye que la moto podría circular a borde de otro vehículo, posiblemente con destino a Portugal, y la dejaron abandonada en el arcén al tener noticia de la proximidad de un control que estaba realizando la Guardia Civil, momentos antes de su localización.

La investigación continúa abierta para el total esclarecimiento de los hechos.