La Subdelegación del Gobierno  en Pontevedra y el Concello de Baiona celebraron esta mañana una Junta Local de Seguridad cuyo punto prioritario se centró en promover y coordinar todas  las medidas  encaminadas a garantizar la seguridad en la localidad durante el desarrollo de los actos de la Festa da Arribada que se celebra los días 4, 5 y 6 de marzo. 

Esta celebración regresa tras un año de parón por la pandemia y se espera que congregue de nuevo a un importante número de visitantes que quieren disfrutar de esta fiesta    mediaval con el reconocimiento de interés turístico internacional.

Así, las acciones que se van a llevar a cabo por parte de los Cuerpos y Fuerzas  de Seguridad del Estado pasan por la puesta en marcha de controles de circulación en los accesos a Baiona, contando para eso de medios terrestres y aéreos y por la activación de controles de alcoholemia y drogas que sirvan de prevención por la posible falta de responsabilidad de algunos conductores.

Además, servirán de apoyo a los agentes de la Policía Local, garantizando el buen desarrollo de las actividades festivas. Respecto a esto, se revisó el plan de protección elaborado por el Concello en el que se establecen los medios municipales para garantizar la seguridad durante el desarrollo de los tres días festivos.