La maquinaria ya trabaja en el derribo del edificio en ruinas de Gondomar
ALFREDO // La maquinaria ya trabaja a pleno rendimiento

Esta semana comenzaron los trabajos de demolición del edificio que se empezó a construir en los años setenta del siglo pasado y que nunca llegó a rematarse por problemas estructurales.

La maquinaria ya trabaja a pleno rendimiento para que en unos días el histórico edificio desaparezca del paisaje gondomareño. Poco a poco la empresa encargada de los trabajos de demolición, va desgarrando los cimientos del inmueble que lleva casi 40 años dando la bienvenida a Gondomar, por la Avenida do Conde, a los conductores procedentes de Tui y Tomiño.

Tras levantarse las placas, el edificio comenzó a inclinarse dado que la cimentación se había movido al situarse sobre terrenos húmedos, por lo que la vertical del inmueble se desplazó casi un metro. La ruinosa y peligrosa construcción está a pocos metros del río y del Concello de Gondomar.

En el 2005 fue la primera vez que se intentó su demolición, siendo alcalde el popular Carlos Silva. Casi una década después, Fernando Guitián retomó el expediente tras haberse detectado desprendimientos sobre la vía y la acera y firmó una nueva orden de derribo, ya que los informes advertían de los riesgos.

Pero los propietarios recurrieron la resolución. Desde entonces la batalla se solucionó en los juzgados hasta que finalmente obligaron a su demolición. Al no haberla ejecutado la propiedad en tiempo y forma, será el Concello quien actúe y luego reclame los costes.