El delegado de la Xunta en Vigo, Ignacio López-Chaves, se acercó hoy a la villa de Baiona para comprobar la notable “mejora” que supuso la intervención de la Agencia Galega de Infraestructuras en la calle Elduayen en cuanto a la reordenación del tráfico. Destacó así la constatable fluidez de la circulación en una zona donde “las retenciones en la temporada estival eran importantes”.

La nueva glorieta ejecutada por la Consellería de Infraestructuras, que favorece las entradas y las salidas a las instalaciones de la lonja y del puerto pesquero desde la PO-552, junto a la renovada red semafórica no sólo supone un cambio visible en la fisonomía del municipio, según acentuó el representante autonómico, sino que incrementa la seguridad viaria y facilita la movilidad en este entorno.

En la visita, el delegado estuvo acompañado por el alcalde de Baiona, Ángel Rodal, y concejales de su gobierno.