La Organización de Palangreros Guardeses (ORPAGU) enfocará la quinta edición de sus Jornadas Internacionales de Pesca en dos de los temas que más preocupan a los armadores en la actualidad: los dictámenes científicos sobre la situación real del marrajo dientuso, especie objetivo de esta flota de palangre, y los problemas que conllevan en este tipo de barcos llevar a bordo observadores científicos y la posibilidad de sustituirlos por dispositivos electrónicos.

El norteamericano David Die, presidente del Comité Permanente de Investigación y Estadísticas de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (Iccat) y experto de la Universidad de Miami, hablará sobre la situación del marrajo dientuso en el Atlántico tras los controvertidos resultados de la última evaluación científica. En este primer bloque también intervendrá Francisco Javier Vázquez Álvarez, representante de la Unidad de Organizaciones Regionales de Ordenación Pesquera de la DG Mare, quien aportará la visión de la Unión Europea sobre esta especie y las mejores medidas a adoptar para alcanzar su recuperación.

La segunda parte del programa versará sobre el programa de observación científica en la pesquería del palangre y la alternativa del observador electrónico. Antonio Lizcano Palomares, de la Dirección general de Recursos Pesqueros, será el encargado de abordar el primer tema, mientras que José Luis Beloso, de Satlink, y Juan Luis Freire, de Marine Instruments, aportarán la visión de la innovación, en este caso de los dispositivos digitales

Las últimas disposiciones de Iccat con respecto al marrajo dientuso

El tema del congreso de Orpagu tiene mucho que ver con lo acontecido en la última reunión de Iccat, en noviembre de 2017, con respecto al marrajo dientuso. Para sorpresa de los asistentes al congreso celebrado en Marruecos, se pidió para esta especie un TAC cero, lo que supondría la prohibición de la pesquería en dos años (2018-2019) y, dependiendo de los resultados científicos que se obtuvieran en ese tiempo, se hablaría de un posible plan de recuperación.

El sector defendió en ese momento, y lo sigue haciendo, que faltan datos rigurosos para saber cómo está realmente el stock. Según explicó en su momento Juana Parada, gerente de Orpagu, “entre los datos que tomaron para hacer esa nueva evaluación que presentaron en la reunión de Marruecos (noviembre de 2017) tuvieron más peso los de China Taipéi, por ejemplo, que los de la flota comunitaria, y esa flota no está dirigida al tiburón, se dirige al atún. Así que estos dos años que nos dan de plazo, nosotros los vemos como una oportunidad para trabajar y presentar datos de rigor científico para demostrar que la especie no está en peligro. Es cierto que hay más marrajo en unas zonas que otras, pero hay medidas como las vedas que serían más eficaces que la prohibición de pescar la especie”.

La propuesta que finalmente adoptó Iccat no impuso ningún TAC, pero lo que dice es que el barco que quiera pescar marrajo va a tener que llevar todo el año un observador a bordo o durante el tiempo de pesca de esta especie, ya sea físico o electrónico. Una medida que ofrece distintos problemas, la falta de espacio para el observador físico, y el alto coste que supone para el armador el observador electrónico.

El acto de inauguración de las V Jornadas Internacionales de Pesca contará con las intervenciones del presidente de Orpagu, Joaquín Cadilla; el alcalde de A Guarda, Antonio Lomba; y la Conselleira do Mar, Rosa Quintana.