ALFREDO

Desde que la Xunta de Galicia impuso las nuevas restricciones para frenar la tercera ola del Covid que entraron en vigor este viernes y que afectan a toda la comunidad, la Policía Local de Baiona ha intensificado la vigilancia para velar por el cumplimiento de dichas medidas.   

Fruto de esa mayor vigilancia, los agentes han tramitado cinco propuestas de sanción por incumplimiento de las restricciones en los controles realizados esta mañana en la rotonda de Julián Valverde de Sabarís y en la rotonda de Rocamar, Baredo.

El objetivo de estos controles es evitar que personas de fuera de Baiona intenten acceder a la villa sin un motivo justificado y, al mismo tiempo, que vecinos de la localidad salgan del Concello sin causa justificada.

Hay que recordar que la Xunta ha adelantado el toque de queda a las 22:00 horas en toda la comunidad y ha decretado el nivel máximo de restricciones en Baiona, Oia, O Rosal, Tomiño, A Guarda y Tui y con cierre perimetral individual. Toda la hostelería en estos concellos permanecerá cerrada en el interior y sólo podrán abrir las terrazas hasta las 18:00 horas.

Por otro lado, los concello de Gondomar y Nigrán, están en el nivel medio-alto. La hostelería cerrará a las 18.00 horas y se permitirá el 30 % del aforo interior y el 50 % en terrazas, aunque no habrá cierre perimetral individual.