La “Rede Galega Stop Eólicos” (RGSE), en el que están integrados el IEM y Serra da Groba, invita a la ciudadanía a la presentación masiva de alegatos hasta el próximo 18 de noviembre y, recuerda, que el proyecto eólico “carece de licencia social e que os Tribunais terán a última palabra. A Paisaxe galega non se pode deixar en mans de empresas vencellas a paraísos fiscais e a Ertes”, señalan desde la RGSE.

La Xunta de Galicia- dicen- “facilita o espolio eólico dos montes veciñais en man común da Serra da Groba a favor de Acciona a través dun Acordo da Xunta de Galicia de 29 de xullo de 2021, polo que declara o parque eólico Albariño I como iniciativa empresarial prioritaria e a tramitación de urxencia deste proxecto, polo que só concede ao público e ás persoas afectadas 15 días para alegar. Trátase dun acordo que reflicte a historia dun espolio amañado para facilitar a perda de soberanía das comunidades de montes sobre os seus territorios históricos”.

Desde la “Rede Galega Stop Eólicos” aseguran que en el año 2020 la decisión del Ecofin de incluir a Panamá y a las Islas Caimán entre los Estados no colaboradores en la transparencia financiera1 situaba en terreno pantanoso a 28 filiales de Acciona. “Adoitan ser entidades instrumentais ou financeiras que se utilizan para mover diñeiro. Unha das prácticas máis habituais de elusión fiscal das multinacionais consiste en triangular beneficios entre sociedades filiais para xerar, en ocasións aparentemente, gastos cos que as ganancias, e en consecuencia a súa tributación, redúcense. Por outra banda, a empresa Acciona foi a única empresa do Ibex 35 que en plena pandemia polo coronavirus enviou os traballadores a un ERTE”.

Afirman que no es el único caso de empresas con las que la Xunta de Galicia colabora estrechamente para la facilitación del “expolio eólico”. “Tamén está o caso de Iberdrola e Naturgy, ambas as dúas con paraísos fiscais e a primeira vencellada tamén a supostas tramas de corrupción cando en xuño deste ano un xuíz imputaba ao seu presidente por supostos encargos de espionaxe ao comisario xubilado Villarejo”, explican.

La importancia secular de los montes de A Groba y el paisaje

Está ampliamente documentada la presencia humana ininterrumpida desde el Paleolítico. Todo el curso del Baixo Miño y sus áreas de influenza de uno y del otro lado del río, guardan miles de evidencias arqueológicas que justifican esta afirmación. Están registrados en esta zona los más antiguos yacimientos paleolíticos conocidos en Galicia, la evidencia del primer asentamiento neolítico de nuestro país, variedad de yacimientos megalíticos, de arte rupestre prehistórico, del castreño, de la romanización…

Con diferentes niveles de acierto hay quien asegura que estos montes fueron hace muchos siglos el centro del territorio de Turonium, antigua provincia o condado de orígenes inciertas, o su pasado galaico. Otros afirman que sería un territorio ya romano y, por último, se dice que podría ser una provincia de los suevos.

Las cuotas más altas exceden los 600 m, como los Altos da Groba, y el de A Gabiñeira, O Lousado, O Corno Ladredo, As Teixugueiras, O Carroubelo… Por el oeste linda con el Océano Atlántico, formando una agreste costa rocosa con montañas casi a pie de mar de una elevación de más de 500 metros. Desde todos estos altos obtendremos unas panorámicas impresionantes, con una gran visión de todo el sur de la provincia de Pontevedra y del norte de Portugal, de la otra parte del «padre Miño». Al este linda con A Sierra do Argalo, al Sur con A Guarda y al norte con O Val Miñor y el mar de Baiona y Panxón.