ALFREDO

El Concello de Nigrán estrenará un dispositivo de vigilancia sin precedentes en Praia América para impedir que se caven grandes agujeros durante la celebración del San Xoán.  Tal y como se informó este mediodía en la Xunta Local de Seguridade celebrada en el salón de plenos y presidida por el delegado de Gobierno, Abel Losada, por vez primera acudirá la Unidad Pegaso de la provincia de Pontevedra ampliada con agentes desplazados ex-profeso desde la unidad central de Madrid con el objetivo de vigilar con drones todo el arenal e incluso las calas más alejadas de Monteferro o Lourido.

Más de 200 personas entre Policía Local, Guardia Civil, Seprona, Policía Autonómica, GES, Protección Civil y agentes de Tráfico trabajarán coordinados para que la fiesta transcurra sin incidentes y, sobre todo, para acabar con la costumbre de los últimos años de hacer grandes agujeros que dañan el ecosistema.

Con este nuevo propósito, desde la mañana del domingo, Protección Civil controlará los diferentes accesos al arenal para que no se entre con cualquiera aparejo que sirva para hacer agujeros o grandes hogueras, informando a la Policía Municipal en caso de que sea necesario.

Según advierte el propio Concello, las multas por desobedecer y cavar agujeros en el arenal ascienden de 100 € a 3.000 € en caso de ser leves y hasta 200.000 € de ser catalogadas cómo graves, ya que pueden estar infringiéndose desde leyes de conservación de este espacio natural protegido a leyes de seguridad ciudadana, pudiendo incluso incrementarse mucho la cuantía.

A este dispositivo sin precedentes en la historia del Concello se sumará un equipo de concienciación ambiental que desde la mañana también estará a pie de playa recordando a los asistentes los deberes que conlleva el respeto de un espacio natural (mensaje que se repetirá también por megafonía).

Igualmente, ellos mismos le entregarán a los diferentes grupos sacos para que depositen su basura en los contenedores que se dispongan en los accesos a las playas. Paralelamente, los drones de la unidad Pegasus estarán funcionando desde primera hora de la tarde para detectar a los grupos que, pese a las advertencias, desobedecen la norma de no hacer agujeros en el arenal.

«O máis importante agora é que todos debemos facer, é informar á mocidade de que este ano será diferente en Nigrán, poderase festexar o San Xoan pero sen cavar buratos que atentan contra o noso patrimonio natural. Este ano estará vixiado, controlado e multado, asi que non ten sentido vir ao areal con pás porque deberán dar a volta», explica el alcalde, Juan González, quien apela a que cada grupo recoja su basura.

A mayores, como viene siendo habitual, la zona deportiva de Gaifar contará con un hospital de campaña y un Punto Violeta de atención a posibles casos de violencia de género y, como cada año, las dunas quedarán cerradas perimetralmente para impedir el paso e iluminadas para mejorar la vigilancia, con unidades del Seprona colaborando. La Guardia Civil de Tráfico «blindará» el municipio con controles de alcoholemia para impedir que nadie conduzca bajo el efecto del alcohol u otras sustancias, aspecto este último que vigilará especialmente la Policía Nacional.

«Traballamos para que a noite transcorra con normalidade, sen incidentes e sea a costume de facer buratos, e que, polo tanto, as fogueiras sexan as auténticas protagonistas da festa máis señeira de Nigrán», resume el regidor, Juan González, quien apunta a que se han aceptado 75 permisos de cacharelas (todas de particulares y rechazándose 3 por solicitar hacerlas en la playa).

“Levamos anos cunha campaña de concienciación pioneira en Nigrán e que inicialmente funcionou co tema do lixo, pero observamos que a costume de facer buratos medra, polo que se queremos preservar a nosa praia temos que chegar a este punto ao que non quixeramos ter que chegar, pero que resulta xa inevitable. Podemos facer ben a festa sen afectar ao noso ecosistema natural, non está reñido, e iso é o que debemos esixir”, explica el alcalde.