El guardés correrá desde este martes por la tarde la XXV Vuelta Ciclista a Zamora hasta el próximo sábado, la segunda de las vueltas de este intenso mes de julio.

La vuelta arranca a las 20:00 horas con una contrarreloj en la capital de la provincia de 4 kilómetros. Un prólogo individual que marcará las primeras diferencias y colocará al primer líder. Las calles de Zamora serán escenario de esta contrarreloj individual que tiene por principales dificultades tres giros de 180º y alguno de 90º.

El miércoles, a las 16:00 horas en Villanueva del Campo, arrancará la primera etapa en línea. Tras recorrer 144 kilómetros los corredores llegarán a Castroverde de Campos. La etapa cuenta con 3 metas volantes en Fueravilla en el km 33,8, Villafácila en el km 74,2 y en Villanueva del Campo en el km 116. También hay un premio de montaña de 3ª categoría en el km 116.

El jueves tendrá lugar la segunda etapa a partir de las 16:00 horas entre Rábano y Figueruela de Arriba. Los ciclistas recorrerán 123,9 kilómetros más montañosos que la etapa anterior. Ascenderán un puerto de 3ª categoría en el km 24,3; otro, de 2ª categoría, en el km 68,2; otro 2ª categoría en el km 75,3; un tercer 2ª en el km 102,1: y, finalmente, un 3ª en el km 113,5. Se esperan las primeras grandes diferencias entre los favoritos a la general. La única meta volante del día estará en el km 56,1.

El viernes, como viene siendo habitual, tendrá lugar la etapa reina entre Villardeciervos y Hedroso. La etapa arrancará a las 15:45 horas y el pelotón afrontará la jornada más dura, ya que deberán ascender el Alto del Padornelo en el km 78,5, de 6 kilómetros de longitud y de 3ª categoría; el Alto de Ladiairo, un 2ª categoría de 2,2 kilómetros; el Alto de la Canda en el km 118,8, de 1ª categoría, de 3,5 kilómetros de largo; y, finalmente, el Alto de Hedroso en el km 133,2, puerto de 2ª categoría y de 3,2 km terminando en alto la etapa. Las metas volantes se situarán en el km 17,3, 50,6 y 129.

El sábado concluye la vuelta con una etapa de 127,7 kilometros entre Sanzoles y Camarzana de Tera. Los corredores tomarán la salida a las 10:30 horas y deberán afrontar un puerto de montaña de 3ª categoría de 6 kilómetros en el km 65; otro de 3ª categoría de 4 kilómetros en el km 70,4; y un último puerto de 3ª categoría de 4,6 kilómetros. Las metas volantes serán cuatro en lo km 6,7, 11,5, 18 y 112,3.

El corredor del Cortizo-Anova regresa a tierras zamoranas tras correr el mes de marzo el Trofeo Iberdrola y terminar esta vuelta en 2017 en 10ª posición tras la contrarreloj final. Tras correr en Ávila, el guardés aspira a empezar la vuelta con buen pie tras hacer un buen tiempo en el crono y soñar con el maillot amarillo.

Voy a Zamora a correr mi cuarta vuelta de la temporada y la segunda de este mes de julio, tras Ávila y antes de Sevilla. Como todos los años es una vuelta muy dura, en especial por el calor y la dureza del terreno, ya que se ascienden bastantes puertos de montaña en conjunto y muchos de ellos de gran desnivel. Sin duda, será una vuelta para escaladores, aunque estos es posible que pierdan algunos segundos en el prólogo inicial y tengan que recuperarlos en su terreno montañoso. Hacer una gran vuelta y ganar una etapa sería lo ideal para mi“, afirmó el guardés.