La delegada de la Xunta en Vigo, Marta Fernández-Tapias, lamentó hoy que el Concello de Baiona decidiera judicializar la ejecución de la Fase 2 de Sabarís, toda vez que es precisamente la administración local “la que no está cumpliendo con los deberes que recoge el convenio de colaboración addendado (añadido) hasta en cinco ocasiones”, señaló.

La nueva representante autonómica, que tuvo la oportunidad de reunirse este miércoles con el alcalde, Carlos Gómez Prado, y abordar precisamente este tema, apeló a la “colaboración y la cooperación” entre administraciones como premisa básica del Plan Hurbe. Así, le recordó al alcalde que “de no ser porque el Concello no fue quien de poner a disposición de la Xunta los terrenos requeridos para actuar en esta fase, la humanización de la Plaza de Sabarís estaría ya finalizada”.

El proyecto para la recuperación de la calle Julián Valverde y Porta do Sol (desde el cruce calle José Pereira Troncoso – rotonda Santos Peralta), cuenta con el proyecto redactado y el presupuesto previsto para esta actuación es de cerca de 1,2 millones de euros. Una partida que, tal y como apuntó Fernández-Tapias, fue desbloqueada ante la imposibilidad de ejecutar la obra. “Teníamos hipotecado un presupuesto para otros proyectos de mejora de los entornos urbanos de otros ayuntamientos”, aseveró, para explicar la razón de la resolución del convenio (febrero de 2020).

Así, a la espera de que el Concello cumpla con sus deberes y ponga a disposición de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda dichos terrenos, la delegada territorial lamentó la actitud del Gobierno local, en tanto en cuanto “coacciona a la Xunta para disimular su falta de gestión e implicación en el proyecto”. Una actitud que contrasta con la del Ejecutivo autonómico, dijo, puesto que la Consellería “estuvo en todo momento del lado del Concello, atendiendo y colaborando con el mismo para desbloquear la actuación, y aun así no fue capaz”.