El titular del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo en rueda de prensa

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, informó este viernes, tras la reunión extraordinaria del Consello da Xunta, de la declaración de la situación de emergencia sanitaria de interés gallego. Una declaración, precisó, que podrá implicar la reorganización funcional de los servicios administrativos y las modificaciones presupuestarias necesarias para afrontar la emergencia.

Asimismo, subrayó que con esta declaración se activa, también, el Plan Territorial de Emergencias de Galicia, de tal forma que, será el propio presidente de la Xunta quien asuma la coordinación de todas las actividades de emergencia.

Hace falta destacar que, con este plan se activan todos los mecanismos y operativos recogidos en él: se constituirá un centro de coordinación operativo (Cecop); se pondrá en marcha un enlace con el puesto de mando avanzado; se movilizará de forma inmediata a los grupos operativos; y se llevará a cabo la comunicación a la población de las instrucciones pertinentes.

Después de precisar que en el centro de coordinación, además del director del plan, estarán: el vicepresidente de la Xunta, el conselleiro de Sanidad, la Delegación del Gobierno en Galicia, los responsables de las distintas consellerías, los principales responsables de los servicios de emergencia, representantes de la Guardia Civil, de la Policía Nacional y de la Policía Adscrita, entre otros, Feijóo recordó que, en el marco del mismo, se podrán dictar órdenes e instrucciones que afecten a los derechos de la ciudadanía en los términos establecidos por la Ley.

Al respecto, entre las medidas de protección dirigidas a la población, se establecen: avisos a la población afectada, confinamiento en lugares seguros, evacuación y asistencia social, seguridad ciudadana y control de accesos.

Toma de las primeras medidas

Si bien, en cuanto el Cecop se reúna empezará a tomar las decisiones que correspondan, el titular de la Xunta avanzó que hoy, en el Consello, ya se tomaron las primeras medidas: cierre al público de bares, restaurantes y cafeterías, pudiendo prestar servicios de envío a domicilio o para su recogida en el local. Cines y teatros. Establecimientos de juego. Salas de concierto y auditorios. Recintos feriales. Establecimientos de ocio y entretenimiento –salas de fiesta, discotecas, pubs, furanchos y cafés espectáculos-. Centros de ocio infantil. Pabellones y recintos deportivos, gimnasios y piscinas. Y albergues del Camino de Santiago.

Asimismo, precisó que el cierre no afecta a los servicios de restauración de los establecimientos hoteleros, siempre que se destinen estrictamente a los clientes de los mismos, y de los establecimientos en instalaciones destinadas a la prestación de servicios públicos. Tampoco afecta el cierre a los comercios minoristas de alimentación y productos de primera necesidad. En concreto, podrán abrir, por ejemplo, fruterías, carnicerías, pescaderías, panaderías, farmacias, gasolineras, quioscos y tiendas de alimentación.

En el caso de las grandes superficies, sólo podrán permanecer abiertos al público los establecimientos de alimentación y de primera necesidad.

Por otra parte, en lo tocante a los funerales se establece un aforo máximo de un tercio para los tanatorios y un máximo de 25 personas para el acompañamiento del cortejo fúnebre.

“El objetivo es que con la mayor celeridad posible podamos garantizar que, con carácter general, los ciudadanos permanezcan en sus hogares”, dijo, con las excepcionalidades lógicas en lo que se refiere a las emergencias que puedan surgir y, también, para garantizar que queden cubiertas las necesidades básicas de todos los ciudadanos, tanto de alimentación como de productos sanitarios.

A lo largo de su intervención, el responsable del Gobierno gallego hizo hincapié en que el Plan de Emergencia será revisado tras el Consejo de Ministros de este sábado y sometido a las actualizaciones que sean necesarias, tras la activación del estado de alarma en el conjunto del país. “Desde ese momento, Galicia estará a la orden de lo que nos vayan indicando las autoridades estatales”, abundó.

Absoluta lealtad y máxima coordinación

Feijóo incidió en que la postura de la Comunidad es y será de absoluta lealtad y de máxima coordinación. “Tenemos que adoptar respuestas conjuntas y de máximos en toda la Nación española”, aseveró, incidiendo en que es fundamental una única coordinación para que las respuestas que se den sean miméticas y uniformes en todos los lugares.

“Lo hacemos por el bien de todos. Para intentar conseguir que el virus avance con menor progresión”, explicó, precisando que, en estas últimas horas, se constató que muchos ciudadanos de otras comunidades autónomas se trasladaron a Galicia.

Sobre este punto, Feijóo se dirigió expresamente a los más jóvenes que, como toda la población, son potenciales vectores de transmisión: “Es el momento de demostrar vuestra gratitud hacia vuestros mayores y que vuestros mayores se sientan orgullosos de vosotros. No cabe la duda de que estaréis a la altura”.

El responsable del Gobierno gallego tuvo también palabras de agradecimiento para los profesionales sanitarios, por su trabajo de atención a los afectados, y por su esfuerzo para estudiar las posibilidades que hay para contener el virus y las posibles medidas que se pueden adoptar para intentar sortear los obstáculos.

Feijóo se refirió, asimismo, a la atención telefónica, que se está reforzando. Y recordó que la página web: Coronavirus Sergas, está a disposición de los ciudadanos para resolver cualquier duda. “Y es importante preservar el teléfono 900 400 116 solamente para las personas que tienen síntomas que se ajusten al coronavirus; y que el 061 quede reservado en exclusiva para las urgencias médicas”, recordó, confirmando que en los próximos días se intentará habilitar teléfonos para que cada usuario pueda ser atendido telefónicamente en su centro de salud sobre recomendaciones y pasos a seguir en caso de que tenga síntomas clínicos del virus.

Un compromiso de todos. Unidad, solidaridad y responsabilidad

El presidente de la Xunta apeló al compromiso de todos y agradeció la compresión de todos los ciudadanos que están viendo su vida diaria alterada. “Debemos ser extremadamente cuidadosos con el cumplimiento de nuestros deberes como ciudadanos, todo el tiempo que sea necesario”, aseguró, haciendo hincapié en que, quien tenga síntomas está obligado a quedarse en casa; y quien nos los tenga es recomendable que lo haga también.

En este sentido, recordó algunas de las recomendaciones más importantes:

Lavar las manos con agua y jabón con la mayor frecuencia; cubrir la boca y la nariz al toser o estornudar; toser en la parte interior del codo o sobre un paño desechable; evitar tocar la boca, la nariz y los ojos con las manos; desinfección del hogar con lejía y productos de limpieza; no besar ni dar la mano a otras personas; mantener una distancia de seguridad de entre un metro y medio y dos; evitar viajar con carácter general; en los baños públicos, lavar las manos con agua y jabón, secarlas con una toalla de papel desechable y tocar los tiradores y pomos con un paño de papel; y salir a la calle el mínimo posible.

“Estamos sufriendo una amenaza que nos afecta a todos. De todos depende que la superemos y a todos nos corresponde actuar con responsabilidad”, afirmó, apelando a la unidad, a la solidaridad y a la responsabilidad.

Al respecto, aseguró que los ciudadanos, el personal sanitario y las instituciones son los tres vértices de esa respuesta: las instituciones, coordinando esfuerzos y adoptando decisiones. El personal sanitario y no sanitario de los centros sanitarios, prestando la atención oportuna. Y los ciudadanos, reaccionando con serenidad, firmeza y disciplina.

“Pasamos una prueba de convivencia y, como tal, todos sin excepción debemos actuar con la máxima prudencia y el máximo civismo”, sentenció.

Para concluir, Feijóo señaló que el presidente del Gobierno se puso en contacto con él tras la declaración institucional realizada este mediodía. Y mañana volverán a mantener contacto para conocer con exactitud el contenido del decreto de la declaración de alarma que se aprobará en el Consejo de Ministros.