El delegado territorial de la Xunta en Pontevedra hizo entrega esta mañana a la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de O Rosal de un nuevo desfibrilador (DESA) para mejorar su capacidad de intervención.

La entrega de este material forma parte de la apuesta continua del Gobierno gallego por reforzar la respuesta ante posibles emergencias que puedan ocurrir en cualquier punto de nuestra comunidad. En el acto estuvieron presentes la alcaldesa de la localidad, Carmen Alonso, así como el jefe del Servicio de Emergencias de Pontevedra, Evaristo Juncal, y los responsables de la recién creada Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de O Rosal.

La provincia de Pontevedra cuenta con 56 agrupaciones de voluntarios de Protección Civil, y en el Baixo Miño, además de la que ya existía en Tomiño, acaba de ponerse en marcha la de O Rosal, con siete voluntarios. Próximamente, se firmará un convenio con el Concello de Oia para que esta agrupación también cubra este municipio, mientras el de Tui está en estos momentos en plena tramitación para su puesta en marcha.