La Xunta de Galicia, a través de la Consellería de Política Social e Xuventude, ha garantizado la continuidad de siete unidades de atención temprana (UAT) en hasta 16 Concellos del sur de la provincia gracias a la concesión de una aportación global de casi 1,8 millones de euros. De este modo, estos servicios, orientados a favorecer el desarrollo de niños de hasta seis años con dificultades, se mantendrán operativos al menos dos años más, hasta finales de 2024.

El delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, Luis López, confirmó esta mañana la financiación autonómica que sostendrá el futuro de estas unidades en una visita a las instalaciones de la UAT agrupada del Baixo Miño, emplazada en el Edificio de Bienestar Social del Concello de Tomiño y que atiende a los jóvenes de este municipio y los de A Guarda, Tui y O Rosal. En el acto estuvo acompañado por la xefa territorial de Política Social, María José Pérez-Izaguirre, por la alcaldesa de Tomiño, Sandra González, y por otros representantes municipales y personal técnico.

“Estas unidades fan un gran traballo, atendendo semanalmente a centos de cativos do sur da provincia con problemas de desenvolvemento grazas a grandes profesionais da psicopedagoxía, a fisioterapia e a logopedia, polo que creo que a súa continuidade era máis que merecida e necesaria e por iso dende a Xunta apostamos polo seu financiamento e ademais o facemos de xeito plurianual, que era unha atinada demanda de moitos destes servizos de toda Galicia para poder planificar e realizar mellor este traballo”, manifestó el representante autonómico.

De este modo, y con la reciente resolución de la última convocatoria, la Xunta concedió 322.440 euros a la UAT del Baixo Miño, que contará con cinco profesionales; 237.194 euros al servicio agrupado de Arbo, Salvaterra y Crecente, que tendrá tres trabajadores; la misma cuantía para el de A Cañiza, Mondariz, Mondariz-Balneario, Covelo y Melón, dotado con tres especialistas; 313.174 euros para la unidad de Salceda de Caselas y As Neves, que dispondrá de cuatro profesionales; 246.480 euros para Mos, con cuatro trabajadores; 237.194 euros para O Porriño, con tres especialistas; y 182.604 euros para la UAT de Nigrán, que tendrá tres monitores.

Las once unidades de la provincia de Pontevedra contarán con 37 trabajadores gracias a un presupuesto de 2,6 millones de euros y estarán operativas, además de en los 16 Concellos del sur, en Cuntis, Moraña, Barro, Portas, Caldas, Campo Lameiro, A Estrada y Cangas do Morrazo.