La Xunta inicia las obras de la nueva glorieta de Guillarei en las que se invertirán más de 245.000 euros

El delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, José Manuel Cores Tourís, visitó esta mañana Tui para anunciar el inicio de las obras de la nueva glorieta de Guillarei en las que se van a invertir más de 245.000 euros.

En la visita estuvo acompañado del alcalde de la localidad, Carlos Vázquez Padín, así como del jefe territorial de Infraestructuras y Movilidad, José Luis Díez, el jefe de la Agencia de Infraestructuras de Pontevedra, Fausto Núñez y el teniente alcalde de la villa, Antonio Castro.

Los trabajos consistirán en la construcción de una rotonda en un punto muy demandado por los vecinos y que, además, dará acceso a la Estación Depuradora de Aguas Residuales de esta parroquia. El área de actuación cuenta en la actualidad con una intersección en T con el vial de acceso a la Edar de Guillarei, sin carriles de espera ni de incorporación, en un tramo con escasa visibilidad. La ejecución de una glorieta tiene como objetivo evitar así, giros a la izquierda sin carril central de incorporación, así como reordenar el tráfico, lo que mejorará la seguridad viaria.

Las obras previstas comprenden la ejecución de una glorieta, con un diámetro exterior de 32 metros y una corona central de 12, en el punto kilométrico 1,900 de la carretera PO-404, la continuidad de los itinerarios peatonales para mejorar la seguridad viaria de peones y ciclistas, con un ancho de dos metros y medio, la pavimentación con capa de rodaje, pavimento adoquinado y hormigón en el islote interior de la glorieta y ampliación de la plataforma de la carretera, la iluminación de la glorieta proyectada, señalización, balizamiento y defensas, y mejora, limpieza y adecuación del drenaje.

Los viales de acceso a la nueva glorieta presentarán un ancho mínimo de 4 metros, dando continuidad a los existentes, y se ampliarán en su conexión con la glorieta. Los arcenes serán de un metro de ancho, salvo en las conexiones con los existentes. La glorieta adaptará su rasante a la calzada existente y en planta se situó de tal manera que no afecte a muros ni a cierres de fincas, ampliando la calzada solo en fincas rústicas.