La Xunta acaba de recibir 10 ofertas para ejecutar las obras de renovación integral del firme en más de 30 kilómetros de la carretera autonómica PO-552 y en un trecho de la PO-325, a su paso por los Concellos de Oia, A Guarda, O Rosal, Vigo, Nigrán y Baiona.

Esta intervención de la Consellería de Infraestruturas e Movilidade supondrá una inversión autonómica de 1,8 millones de euros y el objetivo es comenzarla este mismo verano. Los trabajos cuentan con un plazo de ejecución de cuatro meses.

En el marco de la actuación, se acondicionará la capa de rodadura en toda la longitud de la PO-552, de 30,4 kilómetros de longitud, reforzando la seguridad viaria.

De este modo, se proponen una actuación diferenciada, según el estado del firme en las diversas zonas y que beneficiará principalmente al término municipal de Oia, ya que se renovará la senda peatonal. En los trechos entre los puntos kilométricos 0,100 y 1,730, 2,380 y 2,950, y 17,040 y 44,400 se procederá al fresado del firme y a la reposición de la calzada con el correspondiente riego de adherencia.

Senda compartida (carril-bici) entre Baiona y A Guarda

Paralelamente, este contrato incluye la reposición del revestimiento rugoso de la senda compartida (carril-bici) con capas de resina sintéticas y se pintará de nuevo en el trecho entre Baiona y A Guarda para que recupere su color original. Al mismo tiempo, se demolerán los trechos de aceras en mal estado para su reconstrucción.

En la carretera PO-325 se actuará entre los puntos 9,670 y 9,760 y desde el 15,000 hasta 15,800 con fresados y reposición del pavimento y, al igual que en la PO-552, se procederá al pintado de todas las marcas viarias horizontales y de las zonas cebreadas.