El espacio natural de A Serra da Groba seguirá intacto como lo estuvo toda la vida. La Xunta de Galicia publicó este jueves en el DOGA un informe “ambiental desfavorable por el impacto paisajístico” al parque eólico Albariño I que la empresa Ceólica Hispania, SLU, del grupo Acciona, pretendía construir en este paraje natural donde vive en libertad la única cabaña de caballos salvajes del mundo.

El proyecto tenía por objetivo la ejecución de un parque eólico de 25,28 MW de potencia total en los montes de los Concellos de Oia, Baiona y Tomiño, compuesto por 6 aerogeneradores con un diámetro de rotor de 149 metros y más de 200 metros de altura y su infraestructura asociada (caminos de acceso y servicio, plataformas de montaje de los aerogeneradores, zanjas del cableado, subestación transformadora 30/132 kV, edificio de control y dos torres meteorológicas, una temporal y otra permanente).

La intención de la empresa ya recibió en noviembre del pasado año el primer informe oficial negativo. El Instituto de Estudos do Territorio constata “un fuerte impacto sobre las Áreas de especial interés paisajístico, como A Serra da Groba, Corroubelo y Chan da Valga, que resulta crítico toda vez que en esta zona del territorio los aerogeneradores constituyen elementos nuevos en el paisaje”.

El informe de la Dirección Xeral de Patrimonio Natural indica que “en la visita de campo al lugar se localizaron seis charcas temporales y describen las posibles afecciones y los hábitats de interés comunitario observados en la zona….”.  Concluye la Dirección Xeral que, “…a la vista de todo lo indicado, la documentación allegada pone de manifiesto la ausencia de las consideraciones ambientales en el diseño del proyecto, detectando aspectos muy singulares y vulnerables que se pueden ver afectados de manera significativa, lo que le lleva a considerar la documentación como inadecuada”.

La construcción del parque eólico Albariño I provocara una enorme movilización social en contra del proyecto que ha dado sus frutos con el rechazo por parte de la Xunta de dicho parque en A Groba por su impacto ambiental.

Se presentaron 3.206 alegaciones por diversas asociaciones, plataformas, colectividades varias, Concellos, comunidades de montes, entidades locales, grupos políticos y particulares, que en sentido amplio versan sobre los valores naturales de la Serra da Groba, el patrimonio cultural, el paisaje, el patrimonio natural y la biodiversidad, la red hidrológica y la calidad de las aguas, el suelo, el impacto acústico, la salud de la población, insuficiencia de la información contenida en el EsIA o deficiente evaluación de algunos aspectos, cuestiones de índole normativa y aspectos relativos al proyecto original.

La declaración de impacto ambiental desfavorable que ahora emite la Xunta no admite recurso.