Las claves del Kayak Tudense para ser el mejor equipo de España
KAYAK TUDENSE

El Kayak Tudense culminó con su triunfo en el Campeonato de España en Sevilla una milimétrica planificación deportiva que se inició en el mes de septiembre. Esteban Alonso y Manuel Pedrares, diseñaron la estrategia que ha llevado al equipo tudense a conseguir una gesta histórica.

Nadie ha ganado durante doce veces de forma consecutiva este título. “Esto no es producto de la casualidad. Ni tampoco de tener un día más o menos bueno. Es el trabajo y el compromiso de muchas personas que se han esforzado durante varios meses”. dicen. Pero añaden que la temporada es larga y quedan muchos por cumplir en un calendario cargado de citas, también a nivel internacional.

La incorporación al grupo de Emilio Llamedo, considerado con el gran especialista en las pruebas de 5.000 metros, los entrenamientos selectivos y calculados, la concentración de Gabriel Campo Pavón, Rubén Millán, Roi Rodríguez y Aarón Diéguez en México, el buen rendimiento de Manuel Garrido en la modalidad de canoa junto a David Costa y la recuperación para la competición de José Luis Bouza, además de la gran aportación de Ana Varela y Carla Pérez Coya, constituyen algunos de los elementos más importantes que ha manejado el Kayak Tudense en los últimos meses.

El título por clubes es importante por muchos motivos. El más llamativo es que les convierte en el mejor de España.. Esteban Alonso reconoce que “las cosas salieron bien. El equipo funcionó, los deportistas siguieron el guión que habíamos marcado y logramos un nuevo objetivo. Pero nadie debe relajarse. Nos pueden derrotar”. En esa lucha están el Escuela de Piragüismo Aranjuez, incorporado al segundo puesto tras superar al Náutico de Sevilla de ese lugar. Los andaluces fueron terceros, un lugar que ahora también se ve amenazado por el Breogán de O Grove. Entre ambos, las diferencias son mínimas.

El trofeo que acredita al Kayak Tudense como campeón de España ya está en Tui. Pero junto a él también ocupan un lugar preferente las cinco medallas que conquistaron los deportistas a nivel individual. Se igualó en esta clasificación con el Banyoles. Gabriel Campo Pavón logró la medalla de oro en K-1. Superó a Rubén Millán, su compañero en K-2. Ambos repitieron los mismos puestos del año pasado, pero confirman que se encuentran en proceso de progresión. En una regata de 5.000 metros, Gabriel Campo Pavón desvela que “siempre hay una estrategia. Pero somos muchos en el agua. Pueden pasar miles de cosas. Rubén y yo nos buscamos y eso hace más fácil todo”. Ambos ya tienen sus miradas puestas en el Mundial y en el caso de Gabriel Campo Pavón en el Campeonato de Europa de 5.000 metros, para el que ya tiene una plaza segura.

A esa medalla se debe unir el segundo lugar de Roi Rodríguez. También estuvo presente en la concentración en México, realizada a 2.000 metros de altura. Un detalle importante. Su subcampeonato de España en sub-23 también le permite afrontar con fuerza una temporada en la que sus objetivos son las pruebas internacionales. Roi Rodríguez ya está en Madrid. Allí trabajará con el equipo nacional. Aunque sus miradas están puestas en el K-1, no descarta tampoco el K-4, tanto en las distancias de 500 metros como en la de 1.000 metros.

Manuel Garrido logró ser subcampeón de España en canoa. No pudo derrotar a Diego Romero, que era el gran favorito. Pero el tudense volvió a transmitir buenas sensaciones. Después de sufrir en la pasada temporada diversos contratiempos, ha recuperado la fluidez y también la fortaleza física. Dos detalles que le servirán para luchar para estar presente en el Mundial y el Europeo de maratón, modalidades en las que es uno de los mejores a nivel nacional. Manuel Garrido compartió protagonismo en Sevilla con José Luis Bouza. Ya retirado de la alta competición y ahora como entrenador, no dudó en ponerse en forma para ayudar a su querido. Su séptimo lugar confirmó su calidad otra vez.

Brais Casás representa la nueva generación de canoístas del Kayak Tudense. Subcampeón en la categoría sub-23, su progresión es ascendente. También ha competido ya en pruebas internacionales y le queda confirmar su regularidad en las competiciones. Es una gran apuesta de futuro.

Ellos fueron los cinco medallistas de un grupo de 25 deportistas que se desplazaron a Sevilla. Un equipo que realizó un gran esfuerzo, ya que ninguno es profesional. Trabajos y estudios quedaron ‘aparcados’ durante varios días. El compañerismo y el esfuerzo del colectivo fue inmenso. Manuel Pedrares, el entrenador, resalta que “tenemos que ajustar muchas cosas para desplazar un equipo tan grande. No es sencillo. Cuesta dinero y mucho trabajo. Pero lo cierto es que todos se implican”. Varias furgonetas, remolques con barcos, palas, maletas e incluso dos carpas viajan con el Kayak Tudense. A la llegada queda establecer los turnos de desplazamiento desde el hotel al campo de regatas. También comprobar las ‘tablillas’ que llevará cada participante, la reunión de los equipos, las posibles reclamaciones e incluso las comidas. Todo planificado. Manuel Pedrares explica que “tratamos de que todo esté controlado. Pero todo esto no sería posible sin los deportistas, por su comportamiento y compromiso”. Lo puede afirmar Quique Míguez, que todos los años compite en veteranos. Además de deportista, está atento a cualquier “detalle en el que pueda ayudar. Me gusta estar cerca del club”.

El Kayak Tudense espera ahora que este nuevo título le permita seguir creciendo. Y uno de los grandes desafíos para la presente temporada es poder remodelar sus instalaciones. Ya tiene el proyecto y el presupuesto, que asciende a más de medio millón de euros. La decisión final la debe adoptar el Ayuntamiento de Tui.