La alcaldesa de O Rosal, Ánxela Fernández Callís, visitó el mercado municipal acompañada de los arquitectos responsables de su reforma y de concejales para comprobar la evolución de las obras de esta primera fase, que arrancaban la semana pasada con el objetivo de recuperar un edificio emblemático de los años 50 y convertir la plaza de abastos en un espacio vivo que dinamice el núcleo urbano económica y socialmente.

Estamos en plena execución da fase 1 destas obras que son exemplo da aposta clara do Concello polo local, promovendo actuacións que fagan o noso comercio máis atractivo e competitivo”, destaca la regidora. En este sentido, el nuevo mercado contará por ejemplo con un nuevo puesto en formato tienda de conveniencia con el que fomentar el producto de cercanías.

Por otra parte, el Concello ya está trabajando en la segunda fase de la reforma, que hará hincapié en esta apuesta por el local y por la calidad siguiendo los estándares de Mercado de Excelencia que marca la propia Xunta.

Tras la visita a las obras, los arquitectos del mercado municipal mantuvieron una reunión de trabajo con el equipo responsables de la redacción del proyecto de la Praza do Calvario con el objetivo de abordar las obras de manera coordinada, sobre todo en trabajos relacionados con cuestiones como los suministros. “Abordamos o proxecto de reforma da praza e a execución da obra do mercado non só como cuestións puntuais, senón como unha reformulación de toda a contorna, como unha nova forma de pensar os espazos públicos e recuperalos para as persoas”, recuerda Ánxela Fernández.

Los trabajos de reforma del edificio tendrán un plazo de ejecución de menos de tres meses y un coste de más de 207.000 euros que irán a cargo del Plan Concellos de la Diputación de Pontevedra, de una subvención de Agader y de financiación propia del Concello.  Mientras duren las obras, los placeiros seguirán ofreciendo sus servicios en la Escola Simón de Mazo, remodelado y acondicionado por el Concello para adaptarlo a la nueva actividad.