BANDALLO // El presidente del Club, Casto Moreda, reclama urgentemente que se limpien las silvas que invaden el recinto

Cuando los jugadores del Vilariño entrenan o juegan en su campo se concentran en hacer un buen partido, no piensan en que si el balón sale del recinto de juego se tengan que meter en una selva para poder recuperar el esférico ya que las silvas invaden prácticamente todo el contorno del campo.

El presidente del Club, Casto Moreda, ya puso tres reclamaciones por registro en el Concello de Nigrán para que se limpiasen las zarzas “es tal la falta de limpieza y mantenimiento que tenemos, que las silvas entran por las ventanas de los vestuarios y tenemos nosotros que cortarlas para que los jugadores no se hieran” comenta Moreda.

Piden también desde el Club al Concello que pode los abetos próximos al campo, ya que sobrepasan la altura de los paneles solares que dan servicio a la caldera y hacen sombra sobre ellos disminuyendo su capacidad de producción eléctrica.

Estamos abandonados por el Concello y eso que este es un campo municipal. El césped también necesita un mantenimiento que no se está haciendo. Las malas hiervas invaden las instalaciones y no se están cortando. No pedimos tanto, sólo que manden a alguien del Concello a limpiar,” explica su presidente.

Por otro lado, desde el club reclaman al Concello un paso elevado en el paso de peatones que está a la entrada del campo por “la seguridad de los niños y personas que viene a entrenar, jugar o a ver un partido”. Cuando se celebra un encuentro los vehículos estacionan a ambos lados de la calle con lo que se tiene que usar el paso de peatones pero “los coches pasan a tanta velocidad y por el carril contrario para no coger los badenes de goma que un día va a ocurrir una desgracia”, relata Moreda.

BANDALLO // Los vehículos esquivan los badenes de goma por el carril contrario
BANDALLO // Los vehículos esquivan los badenes de goma por el carril contrario