Este sábado se celebraron las tradicionales pujas de San Antonio de Vilariño, en San Pedro de A Ramallosa, Nigrán, que recaudaron cerca de 1.700 euros para la comisión de fiestas.

Más de 300 personas asistieron a la subasta de animales y productos de la huerta, conducida por Carlos Riveiro. Así, se subastó un cerdo de más de 100 kilos por 135 euros, una oveja por 95, los gallos se subastaron entre 50 y 70 euros, los conejos entre 25 y 30 y las plantas entre 35 y 45 euros. La comisión de fiestas convido a los asistentes a las pujas a un pincho.