Con la entrada en la fase 2 de la desescalada se autoriza la apertura de las playas y zonas de baño a la vez que se establecen una serie de recomendaciones para su uso en condiciones de seguridad. En el caso de O Baixo Miño se encuentran playas y zonas de baño de muy diferentes características y todas tienen en común la dificultad en su gestión. Hay playas marítimas, como la de Area Grande, fluviales, como las del estuario del Miño, la de Eiras o Goián, y también hay zonas de baño como las Aceñas o la Pesqueira, en O Rosal.

Las diferentes características de estas playas y zonas de baño hacen que los elementos de riesgo en ellas sean muy diferentes, dado que estos varían según la extensión de la playa, la salubridad de sus aguas e incluso el caudal que las zonas de baño tienen en cada caso.

Con todo ello, los regidores del Baixo Miño apelan, en cualquiera caso, la responsabilidad de la ciudadanía dadas las dificultades para llevar a cabo cualquier forma de gestión de las recomendadas por las distintas administraciones. Para todas se necesita, además de una importante inversión económica en señalización, la dotación de personal suficiente para llevar el control de las personas. En este sentido, los ayuntamientos se declaran desasistidos por la Xunta de Galicia, dado que el solo hecho de señalizar las playas para dar las recomendaciones a la población resulta muy gravoso y, de momento, no recibieron para este fin, ni para otros relacionados con el estado de alarma y de crisis sanitaria, ninguna partida económica adicional por parte de la Xunta.

“También resulta llamativo que a estas alturas no se hizo, por parte de la Xunta de Galicia, la previsión para la contratación de socorristas para las playas sabiendo que serían necesarios una vez que se había permitido el baño, sobre todo, contando con el final de la actividad escolar antes de tiempo debido a las condiciones excepcionales de este curso. Por contra, además de no tener resuelta la subvención que permite la contratación de socorristas, no permiten que los ayuntamientos los contraten con cargo a esta subvención. Después de hechas las consultas, por parte del ayuntamiento de A Guarda, la Xunta informa que en el caso de contratar personal antes de llegar la resolución de la subvención se pierde la misma”, aseguran.

En contraposición por parte de los ayuntamientos sí se ha trabajado para tener habilitados los espacios de las playas y zonas de baño. “El Concello de A Guarda inició hace varias semanas las tareas de adecuación, sobre todo en las playas fluviales, ya que son las más extensas y la limpieza se realiza con medios manuales por personal municipal adscrito a este servicio, para lo cual no se recibe ninguna ayuda por parte de Medio Ambiente de la Xunta a pesar de ser un entorno natural protegido. En concreto este año, debido al mal tiempo de invierno, se recogieron más de 10 toneladas de desechos depositados sobre los arenales”, indican desde el concello de A Guarda.

Los Concellos de O Baixo Miño solicitan de la Xunta de Galicia colaboración en la gestión y en los gastos derivados de la crisis sanitaria por causa del COVID-19 y le piden responsabilidad y diligencia para resolver cuestiones de las que los ayuntamientos se están haciendo cargo sin ayuda, dada la urgencia de la situación.