Tras la publicación de las bases reguladoras en el Boletín de la Provincia, los 52 Concellos de menos de 20.000 habitantes de la provincia ya pueden solicitar desde este martes 26 de enero su adhesión al Plan de Cofinanciación de los Servicios Sociales Comunitarios Municipales, a lo que la Diputación de Pontevedra destina en este año un presupuesto de 2,5 millones de euros, o maior investimento realizado pola institución ata agora”.

De esta cantidad, el plan asigna 1,3 millones de euros para sufragar la prestación directa del Servicio de Ayuda en el Hogar en los domicilios por parte de personal especializado y 1,2 millones de euros para cubrir los costes del personal de los Servicios Sociales Comunitarios. Como novedad, este año los ayuntamientos pueden solicitar el adelanto del 50% del importe que les corresponda del plan, “unha medida de axilidade para que lles cheguen recursos de forma inmediata, como había anunciado la presidenta Carmela Silva, al fin de atender a las personas más vulnerables delante del actual contexto de la pandemia de la Covid-19.

El Servicio de Ayuda en el hogar (SAF) atiende a personas mayores con déficits de autonomía y personas con discapacidad, especialmente en caso de que carezcan de apoyo personal en su medio inmediato. Asimismo, tiene carácter subsidiario del Servicio de educación y apoyo familiar, dando una respuesta preventiva, educativa y socializadora frente a diversas situaciones de familias en riesgo de exclusión social. Los objetivos de este servicio son mejorar la calidad de vida de las personas usuarias; posibilitar su permanencia en su contorno de convivencia habitual; favorecer y potenciar la autonomía personal en el propio domicilio; mantener, mejorar y recuperar las redes de relación familiar y social; prevenir situaciones de dependencia o exclusión social y retardar o evitar la institucionalización, así como reforzar la solidaridad y potenciar el voluntariado social.

En cuanto al personal de los Servicios Sociales Comunitarios, la Diputación financia a las personas trabajadoras administrativas de estos ayuntamientos, así como las del servicio de Educación y Apoyo Familiar, que integra el conjunto de proyectos y servicios de apoyo educativo y psicosocial dirigidos a las familias, con el objetivo de detectar, prevenir y superar las situaciones de dificultad, especialmente las eventuales situaciones de maltrato infantil o cualquier otra desprotección. Asimismo, ayuda a promover procesos de cambio que favorezcan un adecuado ejercicio de las responsabilidades familiares, la mejora de la autonomía, de la integración y de la participación social de las familias y unidades de convivencia.

Con este Plan de Cofinanciación, se potencia el desarrollo en la provincia de unos Servicios Sociales profesionalizados y públicos para una atención de calidad de las personas en situación o riesgo de exclusión social, algo fundamental especialmente en este momento de crisis por la Covid-19. Además de este plan, la Diputación ya tiene en marcha las Ayudas Básicas de Emergencia para los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes, así como las subvenciones para que las entidades sociales de la provincia puedan desarrollar sus proyectos de apoyo a las personas más vulnerables, con una inversión social total de 4 millones de euros.

Por comarcas:

O Baixo Miño percibirá 251.204 euros, que se repartirán de la siguiente manera:

  • A Guarda, 59.866 euros.
  • Oia, 25.541 euros.
  • O Rosal, 27.847 euros.
  • Tomiño, 59.042 euros.
  • Tui, 78.908 euros.

O Val Miñor percibirá 187.500 euros, que se repartirán de la siguiente manera:

  • Baiona, 51.310 euros.
  • Gondomar, 55.614 euros.
  • Nigrán, 80.576 euros.