Luis M. Suárez.

Partido muy intenso el disputado este domingo en el Municipal de A Guarda, entre dos equipos muy parejos en la clasificación, pero que demostraron cosas bien diferentes a lo largo de los noventa minutos.

Los locales realizaron el mejor partido de la temporada, con mucha intensidad, juego vertical y creando innumerables ocasiones de gol, sobre todo en la primera mitad, y que fueron desbaratadas una tras otra por Rulo, guardameta visitante que tuvo una meritoria actuación.

Los visitantes se mostraron muy contundentes, con entradas que rozaban casi siempre el reglamento, y que permitió el colegiado, más preocupado por lo que ocurría en los banquillos que en mostrar alguna tarjeta amarilla, que aplacara los ánimos.

El equipo de Víctor tuvo el control del juego, y sólo el poco acierto propio o el acierto del contrario le privó de irse al descanso con ventaja.

En la segunda mitad, parecía que el Mondariz quería hacer algo más, pero fue un espejismo, porque de nuevo el Sporting puso cerco a la portería contraria, y de nuevo Rulo tenía un papel destacado para evitar una victoria más contundente.

No sería hasta el minuto 85, cuando Brais pudo batir la portería del Mondariz, y darle al Sporting Guardés una victoria totalmente merecida y corta para los méritos contraídos.

Tarde apasionante de fútbol, con buena entrada y un público totalmente entregado al juego de su equipo.

La próxima jornada, el Sporting se desplaza a Areas con la intención de refrendar el gran partido realizado.

CRÓNICA: Luis M. Suárez.