El presidente del Celta de Vigo, Carlos Mouriño

Las Festas do Monte dieron comienzo oficialmente ayer, con el pregón del presidente del Real Club Celta de Vigo, Carlos Mouriño en el auditorio San Bieito.

Mouriño se dirigió a los guardeses para alabar su pasión y destreza en el deporte; la misma pasión, apuntó, que dedican en la celebración de sus Festas do Monte. El tradicional Festival Folclórico puso fin al acto, con la actuación de siete grupos musicales que mantuvieron al público en la grada hasta cerca de las 22.00 horas.

A Guarda está con el Celta

Aquí descubrimos el trísceleste que luce nuestra camiseta” y forma parte de la identidad del equipo celtista, señaló el presidente del Real Club Celta de Vigo, Carlos Mouriño, al referirse a la villa de A Guarda. Fue aquí, además y según reconoció durante el pregón, donde ejerció por primera vez como guía turístico, siendo aun un joven.

Además de sus vínculos personales con la villa, el presidente del Celta se refirió al mérito del Club de Balonmano Mecalia Atlético Guardés, recientes campeonas de la Liga, de las que resaltó “su determinación y ambición”. La Peña de O Baixo Miño también fue merecedora de sus elogios, tras “25 años uniendo Vigo y A Guarda con pasión y entusiasmo”.

Desde la organización, además, se dedicó un reconocimiento especial a la Banda Negra, pionera en las Festas do Monte por su medio siglo de vida, y a los dueños de la Confitería Rogelio, que este año también celebra su 50 aniversario como uno de los locales más longevos.