La alcaldesa de O Rosal, Ánxela Fernández; la alcaldesa de Tomiño, Sandra González, y la teniente de alcalde de A Guarda, Montserrat Magallanes, acordaron, tras una reunión con las comunidades de montes de los tres municipios, exigir al Gobierno de España las modificaciones legislativas necesarias para el reconocimiento de las propiedades vecinales de la línea de costa por parte del Estado.

El Concello de O Rosal llevará a pleno este jueves 29 de julio (20.00 horas, en el Centro Social Polivalente) una moción conjunta para poner de manifiesto que los montes vecinales en mano común son legítimos de titularidad del vecindario comunero y solicitar al gobierno los cambios en la regulación.

Esta solicitud es producto de las denuncias de los comuneros después de que el Catastro les remitirá varias cartas para advertir que la titularidad de esas propiedades corresponde a la Administración del Estado. Las comunidades de montes avisan que se está realizando una “confiscación encubierta de las tierras comunitarias”.

El Estado ampara esta actuación al amparo del artículo 9 de la ley de costas que dice que, “dentro de la demarcación marítimo-terrestre, no podrán existir territorios de propiedad distinta de la demanial (bienes y activos de dominio público) del Estado”, pero para los comuneros esta interpretación no es correcta. Consideran que la naturaleza colectiva de las tierras comunitarias está protegida por la ley de Montes Vecinales, y no deben ser tratadas como las propiedades privadas.

Recogidas estas denuncias, esta moción conjunta recoge solicitar al Estado la modificación del artículo 9 de la ley de costas, en el que se incluya que las titularidades comunitarias puedas existir en las demarcaciones marítimo-costeras, y la modificación del artículo 388 del Código Civil para que se reconozca a los montes vecinales a la par de los bienes de dominio público y privado.