O Rosal calienta motores para una nueva edición del Carnaval. El Concello se vio en el deber de suspender el tradicional desfile previsto para este domingo 27 debido a la falta de personas y grupos inscritos, “xa que pola situación sanitaria a maioría das carrozas, comparsas e grupos que participaban habitualmente non puideron traballar nos disfraces e nas postas en escena á que nos teñen acostumadas e acostumados”, explica la alcaldesa, Ánxela Fernández Callís.

Para continuar festejando el Carnaval, el Concello organiza tres días de música, juegos y espectáculos en familia con los que llevar esta celebración a los barrios con más tradición carnavalesca, Novás y Fornelos. “Dende o Concello achegamos o noso gran de area para levar estes días alí a ledicia propia do Carnaval. Queremos agradecer o traballo feito todos estes anos polas comisións de Entroido de Novás e Fornelos e agardamos que o vindeiro ano podamos celebralo con total normalidade”, destaca.

De este modo, el lunes 28 de febrero de 16.00 a 18.00 horas, los rosaleiros podrán disfrutar gratuitamente en la Escola Unitaria de Fornelos de juegos tradicionales y del espectáculo clown ‘Bambolina’ para público familiar a las 18.00 horas. Ya el martes 1 de marzo, la Plaza de Novás acogerá el espectáculo musical ‘Paporrubio’, pensado para todos los públicos.

Además, el Concello colabora con las dos comisiones de fiestas para llevar la música a los barrios. El grupo Airiños do Folón será el encargado de realizar el pasacalle por Fornelos por las tardes de 17.00 a 19.30 horas, mientras que en Novás la nota musical será puesta por el grupo Trebón dos Xidos el martes de Carnaval.

Las actividades se completarán con una exposición de fotografías antiguas del Carnaval de O Rosal que podrán verse en las plazas de San Xián, Novás y Fornelos gracias a la colaboración de vecinos de estas villas, de Juan Ramón Martínez y Luis Dorado. La muestra será al aire libre y estará abierta al público desde el viernes 25 de febrero hasta el lunes 14 de marzo.

El Concello también quiere mostrar su agradecimiento a las personas que acercaron fotografías de sus archivos para hacer posible esta exposición, así como el trabajo de Xoán Carlos Gándara, que preparó unas siluetas de fotografías para que aquellas personas que lo deseen puedan identificar a los vecinos que salen en las imágenes y colocar al lado de ellas su nombre.