Crear un espacio vivo y con futuro para dinamizar O Rosal, apostando por la economía de cercanías y dándole un valor añadido a la futura Plaza del Calvario. Este es el objetivo con el que el Concello pone en marcha las obras de remodelación del Mercado municipal, que acaba de comenzar su segunda fase.

La alcaldesa, Ánxela Fernández Callís, visitó hoy con los diputados Iria Lamas y Gregorio Agís el espacio en el que ya se están realizando los primeros trabajos. “Continuamos construíndo O Rosal das persoas. Con estas obras queremos que o noso mercado sexa un lugar de encontro, un novo espazo no que a veciñanza poida desfrutar do lecer e das actividades que se realicen nel, pero tamén no que gozar da gastronomía do noso concello”, explica la regidora.

El Concello pone en marcha así la segunda fase de un proyecto que busca también “valorizar o produto fresco que hai na nosa praza de abastos, seguindo a liña dos Mercados de Excelencia, con espazos adaptados aos novos hábitos das e dos consumidores e vinculados ao territorio”.

Con esta segunda fase de la renovación se ampliará el Mercado con un nuevo edificio anexo al actual, que albergará una zona de degustación, con área de restauración y comida para llevar y espacios de exposición, reuniones y formación. Este anexo conectará con el edificio actual, acomodándose a la morfología del inmueble ya existente con el fin de alcanzar una imagen propia unificada del proyecto, aunque con un lenguaje constructivo moderno, basada en la reinterpretación del estilo industrial empleada comúnmente en los invernaderos de principios del siglo XX. El acero, la madera y el azulejo se combinarán en las diferentes estancias para darle calidez al espacio como nexo común entre los dos edificios.

El inmueble, de dos alturas, acogerá en la planta baja la zona de lo local, de consumo y muestras. Contará con un espacio de emprendimiento y puesto de comida para poner en valor los productos del entorno, un local que será también punto de encuentro, espacio de cursos y degustaciones gastronómicas y zona de exposición y ocio.

Mientras, el primer piso contará con una sala de ocio y usos múltiples que podrá acoger exposiciones municipales. En la zona posterior habrá una nueva terraza jardín en la que la huerta estará presente acercando un carácter unificador.

Las obras cuentan con una inversión de casi 400.000 euros financiados por la Diputación de Pontevedra al amparo del Plan Concellos.