Gran respuesta del vecindario contra el desmantelamiento de la atención primaria en O Rosal. El pasado viernes más de 700 personas se concentraron delante del Centro de Salud rosaleiro para manifestar su malestar ante la situación que está viviendo el municipio y que derivó en una situación grave hace unos días cuando llegó una persona con necesidad de atención urgente mientras la única médica del centro había salido junto con la ambulancia para acompañar a otro paciente al hospital Álvaro Cunqueiro, y que finalizó con el traslado del enfermo en camilla por el casco urbano hasta el helicóptero movilizado para llevarlo al centro hospitalario.

Como destaca la alcaldesa, Ánxela Fernández Callís, el Concello “vai seguir denunciando ante o Sergas a precaria situación que estamos a vivir na atención primaria e apoiando todas mobilizacións que convoquen as plataformas cidadás en defensa da sanidade, porque, como se demostrou hai uns días, co continuo desmantelamento estase poñendo en risco a saúde e mesmo a vida da veciñanza”. “No Rosal e na comarca estamos a vivir nunha situación extrema polos recortes. Goberne quen goberne a sanidade, ao igual que a educación, debe ser unha prioridade, xa que garante unha sociedade igualitaria”, recalca la regidora.

Durante la concentración se recordó que, en la actualidad, los tres Concellos de la comarca, que suman más de 20.000 habitantes, cuentan con una sola ambulancia medicalizada que no sólo está a una hora del hospital de referencia y hace servicio solamente hasta las 22.00 horas, sino que además tiene su base en un municipio a más de 50 km.

Además, en los últimos cinco meses sólo hay una médica atendiendo a las más de 6.000 personas que viven en O Rosal y desde el 2021 no se cuenta con pediatra, lo que no sólo implica una sobrecarga de las dos pediatras de A Guarda, sino que deriva en “demoras na atención e priva aos rapaces e rapazas dunha necesaria atención temperá que permite detectar en tempo adecuado potenciais patoloxías que poden ser graves para o seu futuro”.