Por cuarto miércoles consecutivo, la “Plataforma para a Defensa da Sanidade Pública do Rosal” se concentró delante del centro de salud del municipio para reivindicar mejoras en la asistencia sanitaria.

Desde la organización declaran que no pararán de movilizarse hasta que sus reivindicaciones sean atendidas. Afirman que la falta de cobertura de las bajas por vacaciones, que dejan al municipio con dos médicos en lugar de los tres habituales, sigue sin solucionarse a pesar de estar en pleno mes de agosto, situación que se podría prolongar hasta llegado el otoño.

Esta situación está provocando que las consultas médicas tengan una demora media de 15 días, lo que está precarizando sustancialmente la atención a la ciudadanía. Desde la alcaldía dicen estar pendientes de la constitución del nuevo gobierno gallego con el fin de solicitar nuevamente una reunión con el conselleiro de Sanidade para que dé una solución la este problema.

Un problema que va más allá del verano

A pesar de que el estado de la atención sanitaria se vio agravado especialmente en estos meses con la reducción de personal por vacaciones, la problemática en el Concello rosaleiro va más allá, al tener uno de las ratios de pacientes por médico más altas entre los municipios del entorno, con una cifra de más de 1.500 pacientes por médico.

Según las recomendaciones para el cumplimiento de ratios de organizaciones como la OMS o la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), O Rosal debería tener, independientemente de la situación actual, un médico, dos enfermeros y una matrona más, además de poder contar con un pediatra con dedicación completa en vez de tres días por semana como ahora.

Esta situación se agrava si sumamos a las deficiencias de personal los problemas y carencias de las instalaciones y de las equipaciones, algo que fue detalladamente explicado en un informe enviado a la consellería de Sanidade el mes pasado y del que aún no se obtuvo respuesta.