Los vecinos de O Rosal ya pueden presumir del Ecoparque O Campo Novo, en Viso dos Eidos. Cerca de 200 personas asistieron a la inauguración de un espacio con un gran valor patrimonial y etnográfico que integra, además de áreas para el ocio y la convivencia para todas las edades, una antigua mina de agua restaurada y un lavadero.

El Ecoparque se alza en un entorno estratégico a nivel paisajísticao ya que está al lado del río Padín y próximo a los molinos de O Folón y O Picón, por lo que se convertirá en una parada obligatoria en los paseos del vecindario.

La inauguración del Ecoparque vino acompañada también de su primer gran reconocimiento. El espacio recibió la mención de honor en los prestigiosos premios de arquitectura Simonetta Bastelli. El jurado reconoció la gran labor de la arquitecta y paisajista María Fandiño para crear un espacio en el que la arquitectura se mimetiza de una manera sostenible y eficaz con el patrimonio natural y etnográfico de Viso dos Eidos. La alcaldesa, Ánxela Fernández Callís, aprovechó el acto de inauguración para dar os parabéns e as grazas a arquitecta polo seu gran traballo”.

La regidora se mostró “moi feliz” por la finalización de un proyecto que se alargó dos años y que comenzó con un proceso participativo abierto a todo el vecindario. “Coma sempre escoitamos as suxestións e peticións dos veciños e veciñas para crear un espazo ao gusto da veciñanza”, y que cristalizó “neste Ecoparque de uso polivalente para todas idades”, destacó la regidora.

Los niños tienen diversos juegos de madera, hay varias mesas para el disfrute de las familias, diversos rincones donde convivir, hablar, leer, jugar… además de dos biosaludables a petición de los vecinos del entorno. La entrada al Ecoparque también cuenta con un espacio asfaltado que se puede dedicar a varios usos, desde aparcamiento hasta escenario musical, como fue ayer, con el “fermoso concerto inaugural” que ofreció la Banda da Escola de Música de la Agrupación Musical de O Rosal “á que lle estamos moi agradecidos e agradecidas por participar”, afirmó la alcaldesa.

El proyecto contó con una inversión de 93.000 euros cofinanciados con fondos propios municipales y con fondos del Plan Concellos de la Diputación de Pontevedra, y recibe el nombre de Campo Novo, ya que se levanta en una parcela que antiguamente estaba dedicada a uso agrario. “O espazo é agora un campo novo e moderno para o lecer e o desfrute da nosa natureza e patrimonio”, concluye la alcaldesa.