El Concello de Oia acogió este miércoles una reunión para avanzar en el proceso de definición de un escudo y bandera oficiales del municipio. La finalidad de esta reunión era aclarar dudas, tratar las dos propuestas presentadas por vecinos, una nueva propuesta elaborada por el Concello (con un diseño acuartelado y elementos identificativos del municipio como el petroglifo Auga dos Cebros, los caballos, el báculo y la torre) y valorar nuevas alternativas.

El encuentro contó con la participación de representantes del ejecutivo local; de la alcaldesa, Cristina Correa; varios miembros de la Comisión de Heráldica -órgano consultivo de la Xunta al que le concierne la aprobación de blasones y banderas-, personas de referencia en la investigación de la historia local y algunos de los vecinos que han presentado alguna propuesta concreta relativa tanto al escudo como a la bandera.

Durante la reunión de trabajo se hizo un repaso de los principales fundamentos y conceptos relativos a la heráldica y también se debatieron las distintas iniciativas presentadas.

Entre los principales contenidos abordados en la reunión, se incidió en la necesidad de que el blasón oficial debe estar en consonancia con las normas relativas a la heráldica y de que su contenido sea fiel a la historia del municipio, advirtiéndose que no es admisible como opción el emblema del Mosteiro de Oia. Así, se establecieron una serie de elementos como punto de partida para la elaboración de una nueva propuesta de escudo sobre la que seguir trabajando.

La nueva propuesta que presentará Heráldica, para unir a las ya enviadas anteriormente, estará basada en cuatro elementos: la higuera con frutos y la torre (las cuales ya figuran en el sello municipal empleado por el Cocnello de Oia en la segunda mitad del siglo XIX), el báculo abacial y las ondas del mar.

La alcaldesa manifestó que “foi unha reunión moi produtiva, seguiremos avanzando para que Oia poida ter o seu propio escudo e bandeira”.

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión, Eduardo Pardo de Guevara, señaló que “a quen ten que gustarlle o escudo é aos veciños de Oia, que son os que o van usar”. Del mismo modo, incidió en que fue una pena que no asistieran los otros grupos políticos municipales y, en este sentido, se brindó a volver al municipio las veces que haga falta con el objetivo de resolver cualquier duda al respeto.