CEDIDA

«Baiona deja de estar a la cabeza en accesibilidad, nuevamente, por la renuncia del tripartito a subvenciones ya concedidas», aseguran los populares en una nota de prensa. «La última – dicen – destinada a la construcción de un área especial para ciudadanos con problemas de movilidad en la Playa Ladeira, la primera de estas características en Galicia«.

De los 46.524,50 euros que costaba la ejecución del proyecto, la Xunta había concedido el 60 por ciento del dinero al anterior gobierno local, «pero cuando llegaron PSdeG, BNG y Nos al Concello, decidieron rechazar esta partida y abandonar la iniciativa en un cajón», explican.

«Un sistema de gestión, el de la pérdida de ayudas de otras administraciones, que ya es habitual por parte del actual Alcalde y de su equipo. Mientras tanto, otros municipios del en torno toman la delantera a Baiona en accesibilidad y sí aprovechan las subvenciones para mejorar sus servicios y eliminar las barreras de sus infraestructuras públicas. Resulta «triste» e «indignante» que el tripartito, no sólo no trabaje para conseguir nuevos fondos para el municipio, sino que desprecie los que ya tenía concedidos cuando llegó al Concello», aseveran desde el PP de Baiona.

Un proyecto único y con atractivo turístico

El planteado por el anterior gobierno popular para Playa Ladeira era un proyecto innovador y pionero cuya ejecución hubiese sido de gran utilidad tanto para los vecinos como también una oportunidad turística para colectivos con estas características, dado que estas instalaciones de 150m2 también estaba previsto que estuviesen dotadas de mobiliario accesible y adaptado a bañistas con dificultades para caminar. «La intención del ejecutivo popular, recogida en el proyecto, era que este área de ocio adaptada pudiese ser utilizada también como lugar de esparcimiento para los usuarios el centro de día de Sabarís o para colectivos de discapacitados de la comarca«, indican.

Por todo esto, el PP baionés califica de «incomprensible» que el tripartito no se haya preocupado de ejecutar un proyecto cerrado y con partida económica asignada por la Xunta a pesar «del esfuerzo realizado por el anterior gobierno para conseguir subvenciones que después desechan«. Consideran «paradójico» que el tripartito haya contratado a una empresa para realizar una consulta vecinal sobre las carencias en movilidad y accesibilidad cuando «han dejado escapar, precisamente, una subvención de accesibilidad concedida por la Xunta».