Presencia de la Guardia Civil para subastar el percebe en Baiona
RUBENS // La subasta de percebe se celebró con la presencia de la Guardia Civil de Baiona y Gondomar

La tensión se recrudece en la Cofradía de Baiona. La mayoría de los percebeiros han secundado hoy una huelga que no saben cuando va a acabar.

El plan de explotación que la Agrupación de Percebeiros presentó a la Xunta no convence al sector de a flote que ve como su puesto de trabajo está en peligro. En el mismo, se expone la prohibición de que estos mariscadores sólo puedan faenar por tierra en condiciones de mal tiempo. Esto provocó que el sector crítico se movilizara con un paro para que todo se mantenga como hasta ahora.

Con todo ello, esta tarde se vivió en la lonja de Baiona una subasta de percebe poco habitual con la presencia de la Guardia Civil para garantizar que no hubiese incidentes. “De los 118 percebeiros que somos en la Cofradía de Baiona tan sólo han ido a faenar 17, con lo que los percebes que había en la lonja eran pocos y de muy poca calidad. El único comprador que hoy asistió a la subasta adquirió el percebe más caro a 29,50 y el más barato a 14,50 euros. Si esto continúa así, ni la Cofradía ni nosotros vamos a poder soportar esta situación” relató José Enrique Alonso, mariscador de a pie.

Las normas que nos están imponiendo desde la Agrupación de Percebeiros nos ha obligado a llegar a esta situación. Quieren separar a los dos sectores, el de tierra y el de a flote con lo que se perderán más de 30 puestos de trabajo” señaló Enrique. “Para solucionar el problema nos hemos reunido con el jefe de vigilancia, al cual le expusimos una serie de ideas a las que estamos a la espera de que nos conteste. Lo único que nos dicen es que tenemos que acatarnos a la ley, la cual dice que el percebeiro no puede nadar y toda la vida el percebeiro nadó para coger el percebe en las piedras”, concluyó.

RUBENS
RUBENS
RUBENS // El único comprador que hoy asistió a la subasta en la lonja de Baiona
RUBENS // El único comprador que hoy asistió a la subasta en la lonja de Baiona