La Xunta y Ecoembes proponen a 13 Concellos gallegos incrementar en un 10% la recogida de residuos del contenedor amarillo (envases de plástico, latas y briks). Esta es la esencia de la tercera edición de la campaña de reciclaje “Únete ao reto”.

La conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, y el gerente de la Zona Norte de Ecoembes, Fernando Blázquez, presentaron por videoconferencia esta campaña a los Concellos participantes: Ordes, Santa Comba, A Laracha, Sarria, Burela, Chantada, O Carballiño, Verín, Cangas, Moaña, Bueu, Gondomar y Tomiño.

La conselleira les indicó que “aínda que o esforzo se vexa como inalcanzable, é posible e materializable, tal e como se demostrou nas anteriores edicións”. Los 13 Concellos ya fueron capaces de reciclar en el pasado año más de 1.700 toneladas de envases de plástico, latas y briks, por lo que si consiguen el objetivo común aumentarán en un mínimo de 170 toneladas en total el volumen de envases reciclados.

En ese sentido, invitó a los 178.000 vecinos de estos Concellos a colaborar en esta campaña —que arrancará el próximo 1 de marzo y finalizará el 31 de mayo- y depositar en los contenedores amarillos estos materiales que, tras su tratamiento, se reciclan y se convierten en una nueva materia prima.

Este esfuerzo se verá recompensado con una aportación de 2.000 euros para donar a la causa social que cada Concello elija, por lo que reciclar —afirmó la conselleira— “ten premio”, también porque reducen su factura de la basura por bolsa negra, y sobre todo, para el medio ambiente, ya que se evita el uso de recursos y extracción de nuevas materias primas y se apuesta por la economía circular, un sistema más sostenible y respetuoso con el planeta.

Destacó que, para recordar la importancia de reciclar y agitar la conciencia social de los vecinos de estos 13 municipios participantes, la campaña prevé una serie de acciones con las que comprometer a las entidades locales y a los ciudadanos en la mejora de las cifras de reciclado.

A modo de ejemplo, citó la instalación de un contenedor amarillo gigante —construido con madera reciclada— que será el símbolo de la iniciativa y la celebración de jornadas con animadores para informar a la ciudadanía, comercio y hosteleros del reto y de la importancia del reciclaje.