muiños_folon
ARCHIVO // Imagen de los Muiños de O Folón

La Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria publica hoy en el Diario Oficial de Galicia el inicio del expediente para ampliar la delimitación de los Muíños do Folón e do Picón, en O Rosal. Estos bienes fueron declarados bien de interés cultural (BIC), con categoría de lugar de interés etnográfico, en 1998.

El departamento de Cultura de la Xunta de Galicia considera que, a la vista de la información disponible, el ámbito de protección integral actual del conjunto etnográfico no recoge la totalidad de molinos de este ámbito, un total de 77 (36 en Folón y 31 en el Picón), que tienen una creación muy semejante y homogénea. Por lo tanto, el inicio de este expediente tiene como objetivo incluir en la delimitación a la totalidad del sistema, la ermita de San Martiño y el castro do Picón.

Conjunto

Los Muiños do Folón eran conocidos históricamente por la denominación de Riobó, nombre empleado para el río Folón o San Martiño, y tienen su origen sobre el siglo XVII, con la implantación y generalización del cultivo del maíz, si bien es probable que aumentando el número de algunos ya existentes con anterioridad. Los Muiños do Picón, situados más hacia el este, se alimentaban de las aguas de recogida de varios arroyos y fuentes, en especial del que adopta la denominación del arroyo de la Cal, en el lugar denominado O Nivel, y tienen un número y disposición semejante, si bien su funcionamiento está condicionado por la periodicidad de los usos y caudales.

Estos molinos tenían la función principal de moler grano de maíz, trigo y centeno, aunque excepcionalmente está acreditado el uso para moler mineral, por lo que mantuvieron el uso hasta mediados del siglo XX, cuando se produjo casi su total abandono.

Otros elementos protegidos

Se consideran partes integrantes del lugar de valor etnográfico, además de las propias edificaciones de los molinos, los sistemas hidráulicos para captaciones, retención y distribución de las aguas, en especial las pesqueras, así como los arroyos que conducen el agua a los cubos.

Al mismo tiempo, se protegerá la ermita de San Martiño y los caminos tradicionales, en especial el de San Martiño, en el que aún se conserva algún posadero y una parte de pavimento abierto en la propia piedra con marcas de carro. Asimismo, son partes integrantes del expediente los caminos que suben por los senderos de Martín y Cereixeira, que deben ser conservados en su funcionalidad y localización.

Procedimiento

Tras el inicio del expediente, se aplicará de forma inmediata y provisional el régimen de protección que establece la Ley 5/2016, de 4 de mayo, del patrimonio cultural de Galicia, para los bienes de interés cultural y para los lugares de valor etnológico en particular, con eficacia desde el momento de la notificación a las personas interesadas.