El Servizo Galego de Saúde y varias sociedades científicas desarrollarán una estrategia conjunta para realizar un abordaje integral de la obesidad, atendiendo a la prevención, diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad. Así lo acordaron en una reunión el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, y la presidenta de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad (SECO), Raquel Sánchez, que actuó en representación de otras 4 sociedades nacionales relacionadas con esta patología.

Con motivo del Día Nacional de la Obesidad que se celebra mañana, ambas instituciones quieren hacer público que se van a estudiar diversas acciones como programas de concienciación a la población general en el ámbito de la salud pública; programas de detección precoz; vías rápidas de atención a pacientes con obesidad muy grave; y optimización de los circuitos intrahospitalarios de cirugía bariátrica.

Se calcula que en Galicia la obesidad afecta al 24,8% de la población, índice 1 punto superior al de la media española. La obesidad mórbida, que constituye un grado extremo de exceso de peso, afecta al 1.6% de la población.

Estamos moi preocupados polo incremento da prevaleza da obesidade, en especial da obesidade moi grave. O confinamento, a limitación de mobilidade, o incremento das preocupacións e as restricións sociais teñen provocado un incremento de peso na maioría das persoas, cun aumento medio de 4-5 quilos. Pero naqueles que xa sufrían obesidade, a ganancia de peso ten sido incluso maior, e isto vai ter consecuencias fatais na saúde futura da poboación”, explica la presidenta de la SECO y jefa del servicio de Cirugía general y digestiva del área Sanitaria de Vigo, Raquel Sánchez.

Vigo, 93 cirugías bariátricas a pesar de la pandemia

Esta estrategia frente a la obesidad también apuesta por recuperar el ritmo de actividad de la cirugía bariátrica que se venía realizando, ya que durante la pandemia fue necesario ralentizar esta actividad para priorizar las cirugías de los pacientes oncológicos.

Sen embargo, na Área de Vigo conseguimos remontar, e ao final acadamos realizar un total de 93 intervencións de cirurxía bariátrica durante o pasado ano”-asegura la doctora Sánchez.

Esta cirugía está indicada en aquellos pacientes con obesidad mórbida en los que fracasaron tratamientos previos. La mayor parte de los obesos que se someten a esta intervención pesan entre 120-190 kilos.

A terapia conservadora, réximes, dietas alimenticias e tratamentos farmacolóxicos fracasa a longo prazo en practicamente o 100% dos pacientes, polo que na actualidade, a cirurxía bariátrica é o único medio efectivo para acadar un control de peso a longo prazo e unha melloría de todos os problemas asociados, como a diabetes, a hipertensión arterial, insuficiencia coronaria, síndrome de apnea do soño, alteracións articulares, etcétera”.

Resultados muy satisfactorios

La cirugía bariátrica consiste en reducir la capacidad del estómago del paciente para que la ingesta de la comida sea menor, al tiempo que se realiza una modificación en el intestino para disminuir la absorción de los alimentos. Se trata de una operación complicada, por lo que los criterios de selección de los pacientes son muy rigurosos, con un protocolo estricto en el que se valora, además de su estado físico, el psíquico, su nivel de comprensión y su compromiso de colaborar en el seguimiento posterior, ya que son pacientes que después de la intervención están obligados a observar unos cuidados serios y unos hábitos de vida saludables.

En el momento actual, estas intervenciones son realizadas por procedimientos mínimamente invasivos, en los que gracias a la aplicación de tecnología robótica de última generación, los cirujanos pueden acceder a la cavidad abdominal a través de pequeñas incisiones en el piel, evitando de esta forma los riesgos y secuelas de las grandes incisiones, y reduciendo el dolor postoperatorio, las estancias hospitalarias y facilitando la rápida reincorporación del paciente su vida habitual.

Los resultados que se logran con estas intervenciones son muy satisfactorios ya que el índice de masa corporal perdido en el primero año después de la operación es de un 78%.

En los últimos años, el Hospital Álvaro Cunqueiro reforzó el equipo multidisciplinar que atiende esta patología, aumentando las consultas y las sesiones quirúrgicas de este tipo de operaciones, e incorporando nuevos cirujanos al equipo de bariátrica.