ALFREDO

El AECT Río Miño y los alcaldes y alcaldesas portugueses y de la provincia de Pontevedra, aprobaron ayer en una reunión extraordinaria convocada por el cierre de la frontera de Portugal, un comunicado que trasladarán a los Gobiernos centrales de Madrid y Lisboa, y a la Xunta de Galicia, para reclamar que, de manera urgente, se reabran todos los pasos para las personas trabajadoras con los controles necesarios.

En el encuentro participaron los alcaldes y alcaldesas del Agrupamiento más próximos a la “raia”, Cerveira, Arcos de Valdedez, Caminha, Melgaço,  Monçao, Ponte da Barca, Valença, A Guarda, O Rosal, Tomiño, Tui, Salceda, Salvaterra, As Neves, Arbo, A Cañiza, y Ponteareas.

Todos ellos firmaron el documento y, según explica el vicedirector del AECT y también diputado de Cooperación Transfronteriza Uxío Benítez, manifestaron su voluntad de colaborar con los estados en lo que fuera necesario, pero advirtieron que “se non se nos comprende, se non se nos atende como pasou a última vez en xuño, cando ao final se conseguiu abrir o resto dos pasos, emprenderemos mobilizacións porque entendemos que é algo xusto”.

Benítez explica que la indignación es generalizada y el consenso es absoluto para reivindicar la reapertura de más pasos transfronterizos para las personas trabajadoras. “(Madrid e Lisboa) Teñen que entender a importancia da fronteira do Miño e visibilizar que o que está creando deixar un só paso na ponte Tui-Valença é un funil, creando filas quilométricas e trasladando o custe á cidadanía, gastando combustible e tempo nunha situación económica tan complexa”, insistió el nacionalista.

Benítez afirma que los trabajadores transfronterizos, alrededor de unos 6.000 según los cálculos del AECT, viven una situación “de desgaste físico e psicolóxico debido ás filas interminables e aos rodeos, cun impacto no día a día persoal e profesional, non tendo o mesmo rendimento produtivo”.

El 44% del tráfico de toda la frontera en el primer confinamiento

En el comunicado que se trasladará oficialmente a los gobiernos centrales y a la Xunta, se subraya que, durante el periodo del primer confinamiento por la pandemia, el puente internacional de Tui-Valença –el único abierto en el territorio miñoto- concentró cerca del 44% del total de la movilidad entre España y Portugal, motivo que hizo que ambos estados reconocieran la situación y, finalmente, reabrieran los puentes de Tomiño-Cerveira, Salvaterra- Monçao y Arbo- Melgaço.  Neste segundo momento de peche de fronteiras é completamente incomprensible non ter esta realidade en conta -insiste Benítez- e volver caer no erro inicial”.

Insisten los Concellos en que según los datos del Observatorio Transfronterizo España-Portugal de 2019 (antes de la COVID), de los 60 pasos existentes entre ambos países, los de Tui-Valença, Tomiño –Cerveira y Salvaterra- Monçao estaban ya entre los cinco con mayor flujo de tráfico transfronterizo, sumando más del 55% del total entre Portugal y España, incluso no habiendo datos oficiales sobre el puente internacional de Arbo.

El texto firmado por los Concellos destaca también que los horarios de apertura parcial estipulados para Salvaterra y Monçao tampoco son útiles para el personal laboral de ambos lados de la frontera, ya que trabajan en turnos diferenciados, por lo que se apela a los gobiernos a habilitar en todos los pasos horarios verdaderamente acordes a sus necesidades.

Finalmente, las alcaldesas y los alcaldes vuelven a reivindicar a los gobiernos español, portugués y gallego, la creación de la tarjeta ciudadana transfronteriza para estas regiones de frontera, así como la implementación de una Intervención Territorial Integrada ( ITI) para que el territorio del Miño sea compensado con fondos europeos “por este segundo e duro golpe socioeconómico”.