Goián cuenta con una calle bautizada cómo «Rúa Xoán Piñeiro». La placa fue descubierta durante un emotivo acto organizado por la Fundación Xoán Piñeiro, con el beneplácito del Concello. En la placa, de bronce, puede verse además del nombre de la calle, el rostro del escultor, inmortalizado en la misma con gran fidelidad, por el escultor Carlos Fernández.

El acto se inscribe en la celebración del centenario del nacimiento del artista, nado en Nerga (parroquia de Hío, Cangas) y afincado en Goián, de donde era su mujer (Carmen Álvarez), residiendo antes en Madrid y otras ciudades. La calle (situada en el barrio goianés de Tollo), es justo sobre la quenoque estaba el estudio del escultor y su casa, por lo que al Concello le pareció muy certera la propuesta de la fundación de bautizarla con el nombre del artista. “Pareceunos moi interesante a suxestión da fundación, xa que é unha forma de agradecer e recoñecer o legado deste grande artista”, comenta la alcaldesa.

Antes de la inauguración del vial, tuvo lugar en el salón del Centro Goianés la presentación del libro “Xoán Piñeiro”, publicado por la Fundación del mismo nombre, con el apoyo del Concello de Tomiño, entre otros, tuvo que retrasarse un año a causa de la pandemia.

Presidieron el acto Gustavo Hervella (historiador), Cuqui Piñeiro (hija del escultor), Xesús Vázquez (presidente de la Fundación) y Sandra González (alcaldesa de Tomiño). El volumen, en el que se relata vida y obra del artista, inaugura la colección “Nerga”, una serie de monográficos pensados “para combater o abandono do pensamento escultórico”. Un primer libro de una serie que estudiará a los escultores gallegos, reflexionando sobre su obra y su tiempo. Entre los autores figuran Chus Martínez Domínguez (coordinadora); Gustavo Hervella García, Miriam Elena Cortés López y Carla Fernández Martínez.

La Fundación Xoán Piñeiro (creada en 1998 con el fin de divulgar, proteger, y defender la obra de Piñeiro) presentó primeramente el volumen en Cangas, la tierra del escultor, para iniciar luego en Goián una gira por varios puntos relacionados con la vida del artista. El domicilio de la entidad está justamente en el lugar de Tollo y el deseo de la familia y restantes miembros del patronato es seguir la filosofía del escultor “que promoveu desde a xenerosidade a actividade escultórica”.