ALFREDO

El Concello de Tomiño, lleva a cabo, como medida de prevención de incendios, una labor de control sobre los terrenos de núcleo rural del municipio, más fajas de gestión secundaria de la biomasa.

Con este fin, informa al vecindario de las distintas normativas existentes en las administraciones, en el relacionado, sobre todo, con la limpieza de fincas para la prevención de incendios o deberes de gestión de la biomasa.

Un aspecto muy importante, en los que los técnicos de la Concellalía de Medio Rural, que dirige Lois Vázquez Calvo, hacen especial hincapié es la distancia de las plantaciones en los distintos tipos de suelo existentes en el municipio y deberes de gestión de biomasa nos sus terrenos.

En el año 2017 fueron más de 300 las parcelas que fueron denunciadas por no cumplir la normativa; la mayoría tramitadas por demandas de vecinos, y una menor parte, de oficio, por la misma concellalía o Policía Local. En el que va de año 2018, las denuncias superan ya las 230, es decir, que crecieron un tercio más que el año pasado.

El concejal responsable indica que el tiempo medio de resolución de la mayoría de las denuncias fue de dos meses. “La mayoría de los expedientes se resuelven enviando sólo una notificación a las personas propietarias, aunque uno de los principales problemas con los que nos encontramos es la localización de los dueños, ya que muchas veces, los datos del catastro municipal están incompletos o son erróneos”, explica.

El procedimiento habitual comienza por la solicitud (a los propietarios) de limpieza de la finca, seguido de un informe de la Policía Local, una consulta catastral, el envío de una primera carta certificada, y de una segunda, si fuese necesario. En caso de que los propietarios no contesten (menor parte de los casos), el Ayuntamiento procede a la publicación en el BOE y a la ejecución subsidiaria.